28 de noviembre de 2018
28.11.2018
Urbanismo

Permiten aparcar en el Cuartel a los vecinos afectados por el derrumbe

Urbanismo les ha propuesto esta solución, ya que los trabajos para tirar la fachada se prolongarán 20 días

28.11.2018 | 04:00
Operarios trabajando en la vivienda derrumbada.

Los vecinos del barrio del Carmen afectados por el derrumbe interior de un edificio en la calle Bibliófilo Pérez Gómez hace algo más de una semana podrán aparcar sus vehículos de forma gratuita en el aparcamiento del Cuartel de Artillería durante el tiempo que duren los trabajos para tirar la parte de la fachada que ha quedado en pie. Esta es la solución que han buscado los responsables de la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Murcia y que les trasladó ayer el propio concejal, Antonio Navarro Corchón, durante la reunión que mantuvieron para tratar los inconvenientes que vienen sufriendo desde la semana pasada para poder acceder a sus garajes.

Navarro Corchón indicó tras el encuentro que los vecinos de las viviendas colindantes a la que se colapsó por las lluvias «están contentos» de que la demolición de la parte del edificio que ha quedado en pie se esté haciendo de forma manual, ladrillo a ladrillo, para evitar que haya un nuevo derrumbe que pueda afectar a sus inmuebles.

«Hemos decidido optar por este método para evitar riesgos y así tiraremos la parte alta de la vivienda, aunque después se pueda utilizar maquinaria para agilizar los trabajos», informa el concejal de Urbanismo. La reunión de ayer surgió por la preocupación de los vecinos, que llevan varios días sin poder aparcar sus vehículos en el garaje debido a que la calle está cortada por la maquinaria.

Ante esta situación el Ayuntamiento les ha ofrecido utilizar, durante los 20 días que dure la obra, el aparcamiento del Cuartel de Artillería de forma gratuita, para lo cual los afectados han facilitado la matrícula de sus coches. Antonio Navarro ha expresado que lamenta «las molestias que pueden causar esta demolición, pero todos somos conscientes de que la prioridad es garantizar la seguridad de vecinos y trabajadores y eso conlleva unas contrariedades evidentes, pero siempre mejores que permitir una situación de riesgo para las personas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook