03 de octubre de 2018
03.10.2018
La Opinión de Murcia
Sucesos

Susto en el colegio Santa María de Gracia por un fuego en la despensa

Los escolares todavía no habían entrado a clase y permanecieron fuera con sus padres hasta que los bomberos sofocaron las llamas y ventilaron

03.10.2018 | 04:00
Susto en el colegio Santa María de Gracia por un fuego en la despensa

El incendio se produjo en los cables de la luminaria

Todo quedó en un susto. Se activó el protocolo de emergencia de inmediato y los niños, tras la alarma, pudieron regresar a clase con total normalidad. Aunque se movilizaron sanitarios, no fue necesaria su intervención.

Ocurría poco antes de las nueve de la mañana. Una llamada al Centro de Coordinación de Emergencia daba la voz de alarma. Había fuego en la despensa del colegio Santa María de Gracia, ubicado en el barrio del mismo nombre de la capital murciana. Había llamas y había humo. Y estaba a punto de producirse la entrada de los escolares a un centro que cuenta con unos 900 alumnos.

Al lugar se desplazaron agentes de la Policía Local, así como profesionales de los Bomberos de Murcia (catorce efectivos del Parque de Espinardo, el más cercano al lugar), que extinguieron el incendio y luego ventilaron la zona de cocina y comedor.

Ardió el cableado de la luminaria en la despensa, indicaron fuentes cercanas.

En el día de ayer el colegio se vio obligado a suspender el servicio de comedor, porque todos los alimentos se habían contaminado, excepto los que había en las cámaras frigoríficas.

No llegó a entrar humo ni fuego en el colegio. Solo el olor a quemado y el susto en el cuerpo que se llevaron algunos.

Mientras los bomberos hacían su trabajo, los niños permanecieron en la puerta del colegio, acompañados de sus padres. No fue hasta las nueve y veinte de la mañana cuando los escolares pudieron entrar, cada uno a su aula. Como el suceso se produjo antes de que entrasen los menores al colegio, no hubo que desalojar a nadie. Esperaron en la puerta alrededor de veinte minutos, en los cuales todo se desarrolló con normalidad. Sin escenas de nervios y con agradecimiento a la pronta labor de los Bomberos.

«Lo único, que habrá que recogerlos antes, porque hoy (por ayer) no hay comedor», comentaba una madre en la puerta del colegio. «Todo está bien, una anécdota», apuntaba otra joven.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook