02 de septiembre de 2018
02.09.2018
La Opinión de Murcia
Conexiones

El proyecto Murcia Río recoge tres nuevos puentes peatonales

A Urbanismo no le dará tiempo a licitarlos en este mandato y deberán esperar a después de las elecciones

01.09.2018 | 23:39

Acercarán al centro del casco urbano a los vecinos de la Carretera de Alcantarilla.

Mirar en detalle los proyectos permite entenderlos mejor y valorarlos de una manera más completa. La obra estrella con la que el actual alcalde de Murcia, José Ballesta, se presentó a sus primeras elecciones municipales bajo la bandera del PP, tiene aristas interesantes. Una de ellas, es la contrucción de tres nuevos puentes peatonales sobre el Segura aguas arriba del cauce, en el oeste del casco.

Murcia cuenta actualmente con tres pasarelas para salvar el río. La Manterola (diseño del ingeniero al que debe su nombre, Javier Manterola), el Puente Nuevo (que fue cerrado al tráfico hace años y convertido en viaducto peatonal) y el puente de Calatrava o de Vistabella (obra del ingeniero y arquitecto Santiago Calatrava, que también le dio nombre). El casco asimismo dispone de varios viaductos para el tráfico: el Puente Viejo o de Los Peligros, la pasarela Miguel Caballero, el Puente del Hospital y el de La Fica.

La pasarela Manterola y la de Calatrava se construyeron hace décadas y unen, respectivamente, el barrio del Carmen con el casco urbano y el Infante Juan Manuel con Vistabella. El proyecto Murcia Río vendría en este contexto a corregir un desequilibrio en una de las zonas intensamente pobladas del municipio: el oeste de la ciudad.

Así, conectaría las pedanías que se encuentran junto a la Carretera de Alcantarilla con el casco y el Malecón. El concejal de Urbanismo, Antonio Navarro Corchón, explicó a esta Redacción que, de momento, esos puentes son ideas del proyecto inicial y reconoce que en este mandato no dará tiempo a sacarlos a licitación. Además, añadió que el objetivo de estos nuevos viaductos es «dar más permeabilidad» a las dos orillas del Segura y aplicar el concepto de circulación transversal para dar cabida a las bicis como medio alternativo y sostenible de movilidad urbana.

Sobre el hecho de que en el pasado se optara por técnicos de renombre para hacer las nuevas pasarelas, el concejal comenta que el Gobierno local no ha debatido aún sobre la autoría de esos nuevos puentes o si se contrataría a ingenieros de vanguardia, como ocurrió a la hora de diseñar las pasarelas Manterola y Calatrava. No obstante, matizó que habrá que pensar en «un diseño del siglo XXI, que pueda ser valorado y útil en el futuro».

Mientras se despeja el horizonte de esos puentes , el proyecto Murcia Río sigue adelante. El pasado miércoles la empresa contratada por el Ayuntamiento inició los trabajos del paseo fluvial que vertebrará el proyecto, un itinerario verde que afecta a una superficie de 19.825 m2 que se destinará íntegramente al uso peatonal y ciclista, con zonas familiares de estancia y paseo y carril bici segregado y bidireccional.

El itinerario se establecerá junto a la margen izquierda del río, conectando la zona existente entre la pasarela Manterola y la Alameda del Malecón, al otro lado de la autovía, mediante la creación de un paseo que permitirá asomarse al Segura.

La conexión entre los dos circuitos peatonales se articulará a través de una vía verde que bordeará el actual aparcamiento disuasorio, estableciendo un circuito circular que permitirá recorrer toda la mota y volver, y en el que se integrarán también los jardines de las Cuatro Piedras, que ya está abierto a todos los murcianos, y el de la Alameda, cuyas obras avanzan a buen ritmo.

La actuación también supone la creación de una mota o plataforma a ras del nivel del agua en la margen izquierda, a la altura de la pasarela Manterola, que permitirá el paseo junto al río y el acceso de maquinaria de la CHS, recuperando la accesibilidad a la orilla del río.

Con un presupuesto de 3 millones de euros y un plazo de ejecución de nueve meses, el proyecto del paseo fluvial supone un nuevo impulso al proceso transformador de la ciudad. El nuevo paseo abarca áreas plenamente urbanas con zonas periurbanas y de huerta, por lo que su objetivo será la vertebración y conexión paulatina de la ciudad con su entorno agrícola y natural.

De esta manera, habrá un paseo urbanizado junto al río, desde Manterola hasta la zona trasera de Murcia-Parque y el conservatorio, que dará paso a una zona de transición más verde y naturalizada en el frente fluvial del actual aparcamiento disuasorio del Malecón, desde la que se accederá a las zonas de huerta y los nuevos espacios verdes de la Alameda del Malecón y de las Cuatro Piedras. También se crea una zona de protección visual desde el paseo del Malecón, mediante una franja verde paralela a este que recupere la imagen tradicional de huerta que se tenía desde el paseo, y que oculte el área de aparcamiento.

Medio centenar de árboles en el Jardín de las Cuatro Piedras

Los murcianos disfrutan desde este verano del Jardín de las Cuatro Piedras, el primer parque fluvial del proyecto de ciudad Murcia Río, que conecta el Paseo del Malecón con la mota del Segura, a través de una senda verde para el ocio familiar y deportivo en La Arboleja. La nueva alameda dispone de más de medio centenar de árboles de gran porte y un sistema inteligente de iluminación y gestión del riego. Las obras han costado 142.000 euros y se han llevado a cabo en una parcela municipal de 3.000 metros cuadrados. Se ha recuperado además la acequia ´La Arboleja´.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook