El Ministerio del Interior dotará con spray de defensa a los policías que patrullan las calles. Así rezaba una noticia del pasado año 2015. Entonces, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, se lo aseguró a los sindicatos del Cuerpo durante una reunión del Consejo de Policía, órgano donde se debaten cuestiones laborales.

Más de un año después de aquel anuncio, los agentes siguen sin esta posibilidad de defensa. En este sentido, Somos Sindicalistas recordaba ayer, en una nota de prensa, la importancia que tiene para un policía poder contra con «un spray incapacitante, de chorro concentrado, autorizado por el Ministerio de Sanidad, de pimienta y cayena natural y con marcaje reactivo a la luz ultravioleta». El sindicato hacía esta reivindicación a propósito de la agresión sufrida por tres agente de la Policía Local de Murcia, que fueron heridos de madrugada cuando acudieron a un domicilio de Cabezo de Torres para pedir a sus moradores -una veintena de personas- que bajasen la música, ya que estaban molestando a los vecinos. Esto ocurría en la madrugada del martes, y se saldaba con tres hombres -españoles y de etnia gitana- arrestados y uno de los agentes lesionados en el hospital.

En este sentido, Somos hizo hincapié en la importancia de que «se dote a los funcionarios de la Policía Local de medios de defensa no letales y de protocolos de actuación con la correspondiente formación».

A juicio del sindicato, los policías municipales de Murcia sufren «vergonzantes y descaradas deficiencias».

«Hemos solicitado reunión urgente del Comité de Seguridad y Salud para abordar este problema e información de toda la documentación sobre estos graves incidentes», destacan desde el sindicato, en un comunicado.

Tras hacer hincapié en la importancia de la prevención, desde Somos reiteran ·tanto la viable ampliación de efectivos como la dotación de medios no letales, a fin de evitar que la pistola sea el único medio real de defensa de estas personas» a la hora de ponerse delante de sospechosos que puedan comportarse de forma violenta y hasta agredirles. Tras tener lugar agresiones cuyas víctimas son policías, colectivos que representan al Cuerpo también suelen solicitar que los agentes puedan patrullar con pistolas táser, que emiten una descarga eléctrica. En este caso concreto, Somos no lo pide expresamente.