09 de enero de 2015
09.01.2015
Sangonera la Verde

Cuatro heridos al ser atacados por dos perros

Se abalanzaron primero sobre una mujer y también mordieron a los que intentaron defenderla

08.01.2015 | 21:19
Unos perros atacan a varias personas en Murcia
Play
Cuatro heridos al ser atacados por dos perros
Cuatro heridos al ser atacados por dos perros

La tranquilidad del pequeño paraje de Cuevas del Norte, perteneciente a Sangonera la Verde, fue alterada ayer por dos perros de raza American Stanfford que, tras escaparse de la casa de sus dueños, atacaron con dureza a cuatro vecinos. La víctima más grave es Inés, una mujer de mediana edad. A ella fue a la primera que los perros atacaron y, según el relato de los vecinos, «le han arrancado parte de la cara y la pierna la tenía destrozada, estaba fatal», explicaba de forma arrebatada José, uno de los vecinos que acudió en su auxilio. Él no recibió mordeduras como sí les ocurrió a Antonio y Alfonso, dos cuñados que con sus varas trataron de ayudar a Inés y que también sufrieron heridas de diferente consideración. Fili, otra vecina que pasaba por allí e intentó, con piedras, frenar los ataques, también fue atacada por los dos animales. Los heridos fueron atendidos por ambulancias en el lugar de los hechos y trasladados al Hospital Virgen de la Arrixaca.

Todo ocurrió poco después de la una y media del mediodía. Los animales consiguieron escaparse de la vivienda de sus dueños –que dispone de terraza y algo de terreno– gracias a que hicieron un agujero por debajo de la valla que rodea la casa. Así lo explicó el propio propietario a los agentes de la Policía Local de Murcia que acudieron al lugar. El dueño, visiblemente afectado, no acertaba a dar una explicación a lo ocurrido cuando él y su mujer estaban en el trabajo.

Inés se encontraba muy cerca de la casa de los perros cuidando a unos animales que tiene. Los ladridos y los gritos alertaron a quienes se encontraban cerca. El ataque duró al menos quince minutos –el relato de los testigos es impreciso por los nervios del momento– y con piedras y palos consiguieron que los animales se fueran del lugar. Varias ambulancias del servicio de emergencias 112 acudieron al lugar. Poco después llegaron agentes de la Policía Local que encontraron a los perros y se vieron obligados a disparar a uno de ellos que se abalanzó sobre uno de los agentes con intención de atacar. Minutos más tarde, llegaba el dueño a su casa que, sin problemas, logró coger a los perros y volver a meterlos en su casa. Todos los vecinos tenían el miedo metido en el cuerpo; «con los niños que juegan por aquí, esto es muy fuerte», comentaban varios de ellos, que aseguran que en los últimos días habían notado a esos perros muy nerviosos cada vez que alguien pasaba cerca de la casa. Su dueño, que no podía casi hablar, aseguró que nunca han sido violentos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook