29 de noviembre de 2014
29.11.2014
Actos religiosos

Doce Estrellas iluminan Murcia

Vítores al paso de la procesión que reunió a doce tallas marianas en la capital de la Región

28.11.2014 | 23:50

Doce Estrellas marianas recorrieron este sábado diversas vías del centro urbano de Murcia para conmemorar el 50 aniversario de la proclamación de la Virgen María como madre de la Iglesia. Los doce tronos con las principales devociones, uno por cada mes del año, salieron de la parroquia San Juan Bautista para saludar a los vecinos que se agolpaban en las calles céntricas hasta llegar a la Plaza del Cardenal Belluga, donde finalizó la procesión.

A la cabeza del extraordinario cortejo iba la Virgen de la Arrixaca, la original. Era una ocasión especial y como tal merecía sacar a la calle a la ancestral imagen, la que fuera patrona de los murcianos antes de que la ´Morenica´ la sucediera y que vio la luz del sol por última vez en 1943.

La siguieron, por orden del mes del calendario en el que se celebra su onomástica, Nuestra Señora de la Candelaria, Santa María la Real de Gracia y Buen Suceso, la Virgen de los Dolores, Nuestra Señora del Rosario de Fátima, El Simpecado de la Hermandad del Rocío, Nuestra Señora del Carmen, Nuestra Señora de la Cabeza, de la Fuensanta 'La Peregrina', del Rosario, del Olvido y la Inmaculada Concepción.

La Magna Procesión, única en el municipio puesto que era la primera vez que las cofradías y las hermandades de Gloria se unían para celebrarla, exigió un gran esfuerzo por parte de los organizadores.

Uno de ellos, Pepe Cuesta, aseguró estar muy pendiente de la predicción meteorológica, porque amenazaba lluvia. Afortunadamente, el tiempo dio tregua y todo salió como estaba previsto.

La Plaza San Juan estaba abarrotada de devotos que recibían con aplausos y ovaciones a cada una de las hechuras marianas. Era el caso de Fina y Dolores que aguardaban con entusiasmo a su Santa, la Virgen del Carmen, que venía por primera vez desde Beniaján, porque la de aquí, por motivo de obras, no pudo salir. «Verás, no hay otra igual. Es la más grande», decían.

La procesión no estuvo exenta de nostalgia. Muchos estandartes recordaban con un crespón negro la reciente pérdida de Ángel Galiano, presidente de al Cofradía del Santísimo Cristo del Amparo, que falleció en la madrugada del pasado jueves.

La información publicada en las páginas de este diario este sábado con los detalles de la procesión de las doce vírgenes fue acogida como un éxito por los organizadores del acto y los devotos que no quisieron perderse el evento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook