La Asociación Murciana de Consumidores y Usuarios (Consumur) ha detectado que algunos centros educativos «imponen la librería en la que se han de adquirir los libros de texto», lo que es «una irregularidad que debe ser denunciada por los consumidores que se encuentren ante esa situación».

Según indican desde la asociación, «los centros no pueden obligar a los padres a que adquieran los libros de texto ni el material escolar en ningún establecimiento concreto». Consumur considera que «lo normal es que sean los padres los que decidan cuál es el material más adecuado para sus hijos» y recomienda «comparar los precios en distintos comercios para comprar en aquellos donde se apliquen los máximos descuentos». También advierte que un establecimiento «pudiera tener precios competitivos en los libros de texto y no tanto en el resto del material escolar».

En cuanto al gasto del uniforme y la ropa de los niños, la asociación de consumidores señala que «no se puede obligar a los padres a adquirir la vestimenta en un establecimiento concreto, en el caso de que se requiera uniforme, ya que existe total libertad para hacer la compra en la tienda que se estime oportuno».

Por otra parte, la Federación de APAS de la Región 'Juan González' y Consumur ya reclamaron a la consejería de Educación que «se impidiera el cambio de libros, tal y como se recoge en la ley de Educación, para que no agravara la situación de muchas familias al no poder beneficiarse de los bancos de libros que llevan a cabo las AMPAS».