La Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso de la empresa de instalación y conservación de ascensores Zardoya-Otis, que reclamó una indemnización de 6.800 euros a una comunidad de propietarios de Murcia por haber resuelto el contrato con anterioridad a su terminación. La sentencia señala que el contrato de mantenimiento firmado con la empresa no tenía validez porque fue firmado por la administradora de la comunidad sin que ésta tuviera conocimiento del mismo.