Una mujer que trabaja como peón agrícola que reclamó la declaración de incapacidad permanente total ha visto desestimado su solicitud por los jueces porque éstos consideran que puede trabajar, ya que los miembros superiores y los inferiores le funcionan bien.

Así se recoge en una sentencia dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Región (TSJRM), que confirma otra dictada por un Juzgado en febrero de 2013 que rechazó la demanda entablada contra la Seguridad Social.