15 de julio de 2012
15.07.2012
Salud

Un médico murciano alerta de que los días de calor extremo crece un 25% el riesgo de muerte

Las personas mayores, los pacientes con enfermedades del corazón y los obesos son la población de más riesgo

15.07.2012 | 02:26
Rafael Florenciano.

Los días de calor extremo tienen un impacto en la mortalidad y pueden aumentar hasta en un 25% el riesgo de muerte, según un estudio publicado este año con datos españoles, indicó el responsable de Cardiología del hospital USP San Carlos de Murcia, el doctor Rafael Florenciano.

Las personas mayores, los pacientes con enfermedades del corazón conocidas con o sin insuficiencia cardíaca previa, los obesos y aquellos que toman diuréticos conforman la población de riesgo que debe tener especial cuidado en condiciones de calor, explicó.

A este grupo, Florenciano recomienda mantener los hábitos de ejercicio, pero evitando las horas de más calor o realizando la actividad en lugares frescos, así como tomar frecuentemente bebidas frescas. Asimismo, aconseja pasar los momentos de más calor en habitaciones frescas, si es necesario con aire acondicionado.

Según este especialista, la deshidratación baja el peso, por lo que en días calurosos se deben pesar más a menudo y, si hay un descenso de más de 500 gramos en un día, acudir a su médico, especialmente si toma diuréticos.

«Recientemente, hemos sufrido una ola de calor, que es muy probable que se repita a lo largo del verano», dijo este especialista, quien señaló que existe evidencia de que las temperaturas extremas afectan a la salud.

Un estudio publicado este año con datos españoles demuestra que los días de calor extremo tienen un impacto en la mortalidad diaria, con una subida de la misma de un 25%, especificó Florenciano, que es también jefe del Servicio de Cardiología del hospital USP San Jaime de Torrevieja.

El aumento del riesgo de muerte está estrechamente relacionado con las enfermedades respiratorias, cerebrovasculares y cardiovasculares. Entre estas últimas destaca el infarto de miocardio y, sobre todo, la insuficiencia cardíaca.

Esta última es la vía final común de varias enfermedades del corazón e implica la falta de capacidad del corazón para responder a las demandas del resto del organismo. Se caracteriza por falta de aire al hacer esfuerzos, cansancio y, frecuentemente, retención de líquidos.

«Los pacientes con insuficiencia cardíaca deben ser extremadamente cuidadosos con las altas temperaturas, puesto que tienen una función cardíaca disminuida que en estas condiciones se pone a prueba», expuso el médico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook