14 de febrero de 2011
14.02.2011
Aparcamiento Sostenible

El aeropuerto mira al sol

Los usuarios del futuro aeropuerto de la Región aparcarán sus coches bajo placas solares que producirán cada año 8.200 megavatios de energía

14.02.2011 | 13:19
Recreación simulada por ordenador de la zona peatonal del aparcamiento.

La empresa murciana Sol9 se ha hecho con el contrato para la construcción de las cubiertas del aparcamiento del futuro Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia. Gracias a este proyecto, el aeropuerto generará 8.200 megavatios de energía al año que verterá en la red eléctrica para su propio consumo, lo que permitirá que dejen de arrojarse a la atmósfera 3.000 toneladas de dióxido de carbono cada año.

Estarán cubiertos con paneles los aparcamientos generales, el de empleados, el de taxis y el de autobuses. Para conseguir integrarlos en el entorno con el menor impacto visual, la empresa, que también ha obtenido la concesión de la explotación durante los próximos 25 años, ha apostado por la instalación de módulos de silicio amorfo flexibles que permiten optimizar el diseño por su capacidad de adaptarse a las curvas. Además, pesan menos que otros tipos de placas y tienen un menor grosor, por lo que su impacto visual es menor. Pero quizá una de las cosas que más valor da a este proyecto es que estas superficies no son cristalinas, por lo que no provocan el efecto del reflejo de la luz solar y no se verán como un gran espejo; algo, sin duda, muy importante desde el punto de vista de la seguridad aérea, teniendo en cuenta que por encima de ellas volarán los aviones.

Como los girasoles
Las placas solares de este innovador proyecto tendrán una particularidad: se moverán para captar la mayor potencia solar posible en función de la ubicación del astro, lo que permitirá, según los cálculos de la empresa, un rendimiento un 40% superior al que ofrecerían paneles sin seguidores. Se trata de un funcionamiento que podría compararse con el de los girasoles. Este mecanismo también evitará que las placas sufran daños con las inclemencias del tiempo, porque una estación meteorológica instalada en la planta detectará si va a granizar o llover con fuerza para hacer que las placas se sitúen en posición vertical; o que lo hagan en horizontal para protegerlas del viento. Tecnología punta bajo la que descansarán los coches de los usuarios del aeropuerto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook