Nadie les dijo que fuera a ser fácil, ni que conseguir un puesto de trabajo en el futuro aeropuerto internacional de Corvera fuera tan sencillo como realizar una entrevista de trabajo. Cientos de murcianos han acudido desde el pasado lunes a las oficinas de empleo y los servicios de orientación para presentar las solicitudes por las que podrían optar a participar en las cerca de 1.300 plazas de los cursos de formación necesarios para optar a un puesto de trabajo en la terminal murciana, tal y como informó ayer LA OPINIÓN.

No hay un perfil concreto de aspirante, pero sí un nexo de unión: la necesidad de dominar la lengua inglesa. Es lógico que al tratarse de un aeropuerto internacional quienes trabajen en él deban dominar dicho idioma, pero para muchos de los aspirantes ha supuesto toda una sorpresa. En la mayoría de los cursos se exige, como mínimo, el nivel B1 (cuarto curso de las Escuelas Oficiales de Idiomas o títulos de varias instituciones privadas que están homologados). A las puertas de la Agencia de Desarrollo Local del ayuntamiento de Murcia sólo se veían caras de desilusión. «Nos hemos llevado una sorpresa cuando hemos visto el altísimo nivel de inglés que piden», comentaba una universitaria con los papeles de la solicitud en la mano, que aseguraba que trabajar en el aeropuerto de Corvera sería «una solución para muchos problemas».

Jóvenes y menos jóvenes en el paro se dieron cita ayer en dicho centro para poder dar un paso hacia un posible puesto de trabajo. Sin embargo, la exigencia de un alto nivel de inglés quitó la esperanza a muchos. Joaquín tiene 50 años y lleva un año en el paro, después de que la empresa en la que trabajaba como encargado lo despidiera a causa de la crisis. «Estoy en una edad muy mala para haberme quedado en el paro, pero no me puedo quedar quieto». «Con mi formación puedo acceder a cuatro de los doce puestos de trabajo, pero en tres de ellos me piden que hable inglés, así que las posibilidades se reducen», añadía este parado. Los cursos programados por el Servicio de Empleo y Formación (SEF) son doce. En ellos participarán 1.126 personas, de las cuales se seleccionarán a 563, número de puestos de trabajo ofertados por el aeropuerto de Corvera. El resto pasará a una bolsa de empleo. Dependiendo del puesto de trabajo, se requieren, varios tipos de requisitos, como, por ejemplo, permisos de conducción B1 y C+E, o disponibilidad para trabajar por turnos.