El último tramo de la autovía Zeneta-San Javier, comprendido entre Cañadas de San Pedro y el enlace con la carretera RM-16, que comprende cinco kilómetros de longitud, se abrió ayer al tráfico, coincidiendo con el inicio de la operación salida del verano. Esta autovía, de 30 kilómetros, supone una vía alternativa al acceso por el Puerto de la Cadena y la A-30 entre Murcia y el Mar Menor y tiene capacidad para absorber 25.000 vehículos diarios. Su construcción aliviará el tráfico en la autovía Murcia-Cartagena, la A-30.