Los ancianos de la ayuda a domicilio, el servicio de asistencia que presta el ayuntamiento de Murcia, se han topado con las ayudas que otorga la Ley de Dependencia, una norma que pretende dar cobertura económica a los mayores que necesitan apoyo de otras personas. La concejalía de Bienestar Social, Políticas de Igualdad y Participación Ciudadana ha decidido dar se baja a 387 usuarios del programa de ayuda a domicilio por haber comenzado a cobrar las prestaciones de la Ley de Dependencia, de ámbito nacional, y aligerar la lista de espera.

En estos momentos, hay 1.697 personas beneficiándose del servicio municipal de ayuda a domicilio que permite a estos mayores recibir ayuda en sus domicilios para su cuidado diario sin pagar ninguna tasa ni cuota. En lista de espera se encuentran 442 ancianos.

La concejalía de Bienestar Social ha comenzado a remitir unas cartas a los usuarios del programa que van a ser dados de baja para informarles de que no pueden seguir disfrutando de su cuidadora o cuidador al estar cobrando las ayudas que prevé la Ley de Dependencia. En esas misivas, firmadas por la titular de ese departamento municipal, María del Carmen Pelegrín, se explica que "ante la incompatibilidad legal surgida, le comunico que, previa tramitación del oportuno expediente reglamentario, se le notificará la fecha a partir de la cual dejará de ser beneficiario de la prestación que percibe en concepto de servicio de Ayuda a Domicilio del ayuntamiento de Murcia".

Además, se les dará de baja a otros 21 ancianos que reciben la ayuda a domicilio en fin de semana (los otros disponen de ayuda a diario o casi a diario). La concejala de Bienestar Social explicó a este periódico que "se trata de una decisión de justicia social y reparto equitativo porque esas personas están recibiendo las ayudas de la Ley de Dependencia, que suponen una media de 530 euros al mes, lo que les permitirá contratar a una persona para su cuidado". Añadió que "les podíamos haber retirado el servicio hace dos años y hemos esperado a que cobraran la prestación y los atrasos, que en algunos casos se han elevado hasta 5.000 euros" .

"No estamos ahorrando nada"

Según la concejala, la idea es dar servicio a otras personas que no reciben la ayuda a domicilio. "El Consistorio no se está ahorrando nada y todo se está haciendo cuando nos comunica el IMAS que el dependiente ya cobra", dijo y adelantó que hay una lista de espera de 442, que se podrá reducir. Pelegrín enfatizó que a la Administración local le quitarían las partidas que da el Estado para subvencionar la ayuda a domicilio "si se enteran que perciben la prestación de la Ley de Dependencia y la ayuda a domicilio porque son incompatibles".

Por su parte, la concejala del PSOE Lola Abellón criticó ayer "la mala planificación" del PP en el Consistorio, que ha hecho que unos 400 usuarios del servicio municipal de ayuda a domicilio vayan a ser dados de bajo. Abellón atribuyó esta situación a la "mala gestión con la que el PP ha desarrollado de la Ley de Dependencia y la nula información que las personas dependientes han obtenido de la Administración regional y local sobre los servicios y derechos que tenían", según informaron fuentes del PSOE de Murcia en un comunicado. También criticó la "frialdad y falta de sensibilidad" del PP "a la hora de comunicar a los usuarios que van a dejar de percibir la ayuda porque esa decisión se tomó en octubre.