José Vicente M.H. será juzgado la próxima semana por un jurado popular en la Audiencia Provincial acusado de asesinar a su mujer, que se negaba a reanudar la convivencia, y que abandonó su cadáver en la puerta de la Jefatura Superior de Policía de Murcia, donde se entregó. El fiscal ha pedido 18 años de prisión para el supuesto asesino, tal y como adelantó LA OPINIÓN en marzo.

Las conclusiones provisionales del Ministerio Público señalan que los hechos ocurrieron el 25 de enero de 2008, poco después de que el acusado recogiera a su esposa en la casa de uno de los hijos, "donde debido a las continuas disputas se había marchado a vivir temporalmente".

Añade el fiscal que el matrimonio se desplazó a Murcia en el coche del procesado y que durante el viaje éste le insistió en que volvieran a vivir juntos, a lo que la víctima se negó una y otra vez.

"Contrariado por dicha negativa -dice el fiscal-, el acusado, para terminar con esa situación y acabar con la vida de su esposa, cogió un cuchillo que llevaba en la puerta lateral del conductor y de modo sorpresivo y sin que ella pudiera advertirlo le asestó una primera puñalada en el hemitórax izquierdo, que lesionó el pulmón y le causó la muerte". Y señalan también las conclusiones provisionales que "tras caer ella sobre sí misma, el procesado le asestó en la espalda una segunda puñalada en un costado que contribuyó a que se produjera el desenlace fatal".

El fiscal solicita, además, una indemnización de 120.000 euros para los tres hijos del matrimonio.