Disfrutar de la fiesta sin excesos y cuidando las tradiciones y el entorno. Esta fue la petición a los murcianos del alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, durante la lectura del bando anunciador y la promulgación del Bando de la Huerta, que proclamó ayer en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

Así, Cámara estableció cuatro puntos que todo murciano debe observar para que la celebración del Bando sea irrepetible. El alcalde dispuso que "ningún murciano ni murciana pierda la oportunidad de mostrar el talante abierto y generoso, la plática afable y el trato franco de los que hacemos gala, ante aquellos que nos visiten para compartir nuestras tradiciones y vibrar con nuestro Bando de la Huerta 2008". Además, añadió que "cuantos decidan salir a las calles ataviados con el traje regional, deberán hacerlo desde el mayor de los respetos, conscientes de que generaciones y generaciones de murcianos lo han vestido con orgullo y dignidad". En tercer lugar, Cámara señaló en su bando que ni una calle en la ciudad "se quede sin engalanar, sobre todo aquellas por las que discurrirá el tradicional desfile, que el recorrido se vea libre de obstáculos y que todos colaboremos para lograr un mayor esplendor a la comitiva huertana". Por último, estableció que "cunda entre los murcianos y quienes nos visiten el cuidado con nuestros espléndidos jardines, sus especies arbóreas y el mobiliario urbano, en el intento de que se mantengan limpios durante la celebración de los actos". Por otro lado, el alcalde recordó que "este desfile aspira pronto a ser declarado de Interés Turístico Internacional y se convertirá en una ocasión única para convertir a Murcia en un espacio de encuentro".