El menor ecuatoriano de 16 años que fue internado como presunto autor de un intento de homicidio, por apuñalar presuntamente a un joven en las inmediaciones del recinto murciano de la Fica ha mantenido su inocencia hasta el último momento. Asegura que la fiscal se equivoca al considerar que él fue el autor material de la puñalada y, para apoyar sus argumentos, ha desvelado el organizado entramado de una violenta banda juvenil, los Ñetas, de la que asegura que pretendía formar parte. Es más, ha culpado del intento de homicidio a otro joven, del que dice que es un importante miembro de la banda. Tras estas declaraciones, el menor no oculta su temor a represalias por parte de este violento grupo juvenil: "Yo ya estoy muerto", declaró tras delatar a sus compañeros el adolescente de 16 años, que fue detenido junto a otros cuatro menores (quienes quedaron en libertad con cargos el martes) y dos mayores de edad (quienes ingresaron ayer en prisión). Según la versión de este adolescente, que fue respaldada por la de los otros menores, el autor de las puñaladas fue Óscar M. M. B., conocido como 'El Rubio', un alto cargo de los Ñetas, de los llamados 'coronados'. El adolescente asegura que este joven, que ingresó ayer en prisión, actuaba para la banda como enlace con otros grupos de distintas ciudades españoles. 'El Rubio', sin embargo, aseguró en su declaración que no pertenece a banda alguna y mantuvo que sus viajes a Madrid se deben a cuestiones familiares. Este acusado sí ha declarado sin ningún género de dudas que el joven que fue apuñalado en la noche del pasado domingo pertenece a los Latin King, otra violenta banda formada principalmente por latinoamericanos y que se caracteriza por su violencia y su rivalidad con los Ñetas. La mayoría de los detenidos coincidió en relacionar a Néctor V., el joven ecuatoriano de veinte años que fue apuñalado, como un alto miembro de los Latin King.

Pese a la elevada posición que ocupa 'El Rubio' en los Ñetas, no es la cabeza del organigrama de esta banda en la Región, según la declaración del menor, que manifestó ante fuentes policiales que el jefe principal es un joven de Molina de Segura al que aseguró que no podía identificar.

El adolescente, cuyo nombre apareció ya entre los implicados en el crimen perpetrado el pasado mes de abril también en la Fica, afirmó además que los Ñetas están plenamente asentados en la Región, destacando que sus principales grupos se encuentran en Murcia, Santiago el Mayor y Lorca.

Pese a todo, afirmó que él todavía no había entrado a formar parte de la organización y dijo que, por razones de edad, no había conseguido ser miembro. No obstante, sí le habían ofrecido ya su ingreso, siempre y cuando demostrara su valor en alguna arriesgada actividad delictiva. Precisamente, eso fue lo que ocurrió la noche del pasado domingo, según dijo. Todo comenzó tras un encontronazo entre la víctima y el otro joven que ingresó ayer en la cárcel, Eduardo Manuel C. P., de 18 años, también supuesto miembro de los Ñetas, aunque él lo haya negado en su declaración. Tras unos primeros forcejeos y después de que la aparición de una patrulla de Policía obligara a acabar con la pelea, los miembros de los Ñetas fueron a buscar refuerzos y acudieron en busca de los adolescentes que aspiraban a entrar en la organización, según declaró el menor internado. Fue entonces cuando fueron en busca de la víctima, que decidió huir en un vehículo que conducía un compañero suyo, al que también se relaciona con los Latin King. Los cinco menores y los dos mayores los persiguieron y les dieron alcance después de que el vehículo tuviera que detenerse en un semáforo en la calle Ángel Romero Elorriaga. Néctor V. salió del coche e intentó defenderse al parecer con una barra, según la versión de los menores. Los atacantes le rodearon y su amigo decidió huir en el coche. En un momento dado, uno de ellos le apuñaló por la espalda con un cuchillo, alcanzándole en un pulmón. La víctima no se percató del navajazo hasta que, según declaró, vio al menor que ha sido internado con un cuchillo ensangrentado en la mano. Fue entonces cuando los atacantes emprendieron la huida. La Policía Nacional detuvo poco después a los cinco menores en Santiago el Mayor. Horas después dio con los dos mayores. Pese a que El Rubio había lavado sus ropas, todavía encontraron en ellas restos de sangre. También se halló un cuchillo ensangrentado cerca del lugar de la agresión.