Casco Histórico

El casco histórico de Lorca estrena un nuevo punto de vista

Situado en el Cabezo de las Palas, el mirador permite contemplar una panorámica única de la zona histórica

El Consistorio pretende seguir ampliando la 'ruta de los miradores' con más enclaves

El alcalde contemplaba la fachada de San Patricio desde el nuevo mirador tras su inauguración.

El alcalde contemplaba la fachada de San Patricio desde el nuevo mirador tras su inauguración. / L.O.

Daniel Navarro

Daniel Navarro

La ciudad de Lorca ya cuenta con un mirador desde el que poder ver casco histórico muy cerca de una de las principales arterias del casco urbano. Situado a escasos metros de la plaza de la Concordia y la iglesia de San Francisco, este pequeño monte de nombre 'Cabezo de las Palas', había quedado aislado años atrás por las viviendas que lo rodean y, la cesión de una de ellas –derribada para crear el acceso– permitía al Ayuntamiento iniciar los trabajos para abrirlo al público.

Tras una profunda transformación, el lugar podría convertirse en un elemento dinamizador de una zona deprimida y que generaba constantes quejas de los vecinos. Así lo señalaba el alcalde de Lorca, Fulgencio Gil, durante la inauguración del espacio. "Ahora es un pulmón verde en pleno casco antiguo de la ciudad. Un mirador desde el que contemplar el Castillo, los campanarios de las iglesias, los tejados de la ‘vieja ciudad’, las estrellas. Lo que se ha hecho en este privilegiado enclave es un claro ejemplo de la transformación que pretendemos para Lorca", abundaba el regidor.

Estado general de los trabajos para la creación de los accesos al lugar.

El mirador durante los trabajos para su creación. / Daniel Navarro

El montículo, al que principalmente se accede por la calle Alta, se encuentra rodeado por viviendas de esta vía, así como de las calles Vicente Ruiz Llamas, Plaza de Alcolea y calle Espín. Según fuentes municipales, durante el proceso se ha renaturalizado todo el montículo, procediendo al despeje y limpieza de maleza en casi 500 metros cuadrados de terreno, respetando la orografía del cabezo, para continuar con la construcción de un muro para el cierre de la parcela y la colocación de una verja y puerta de control de acceso.

Las labores incluían la construcción de una rampa para permitir la entrada de maquinaria especializada a la parte superior del montículo. La entrada peatonal cuenta con una escalera con traviesas de madera, y en la explanada superior se han plantado moreras sin fruto de casi dos metros de altura, dotados con sistema de riego programado que permitirá un rápido crecimiento y la creación de zonas de sombra. "Es un paso más para recuperar el conjunto histórico artístico. Toda la zona va a vivir un resurgir", insistía Gil Jódar.

Vistas privilegiadas

Tras las obras, el Cabezo de las Palas se convierte en un mirador con unas vistas panorámicas de 360 grados desde el que divisar las iglesias de San Francisco, el Carmen, el complejo arquitectónico de El Calvario, el Castillo, la ermita de San Roque y San Sebastián, San Pedro, Santa María y San Juan y la fachada principal de San Patricio. Con un presupuesto de 46.500 euros, la actuación se integra dentro del proyecto denominado 'Implementando el Plan de Acción de la Agenda Urbana de Lorca en el Casco Histórico y Monumental de la Ciudad'.

Inauguración del nuevo mirador.

Inauguración del nuevo mirador. / L.O.

Seguirá creciendo

La ruta de los miradores, que ha sido un proyecto recurrente a lo largo de los años en Lorca, también se ampliaba a finales del pasado año con la apertura del mirador de la antigua iglesia de Santa María, actual sede del ciuFRONT. A mitad de camino de la subida del campanario, se encuentran los vanos, que conforman el mirador. Desde los de la izquierda, hay una amplia visión del cauce del Guadalentín, el Puente Viejo y el barrio de San Cristóbal. Los de la derecha, dejan ver el Castillo, la antigua iglesia de San Pedro y El Calvario. Y los centrales permiten un visionado incomparable del casco histórico.

"Se trata de un proyecto muy ambicioso que pretende crear una serie de miradores que permitan al turista un nuevo visionado de los monumentos y de la ciudad desde las alturas. Para ello, podrían ponerse en valor distintos espacios emblemáticos nunca antes abiertos al público", señalaba Santiago Parra, edil de Cultura y Turismo. En este sentido, fuentes municipales indicaban a esta Redacción que en los próximos meses se podría añadir al recorrido el campanario de la iglesia de San Francisco y que se está trabajando para incorporar la antigua Torre del Reloj de la ciudad como un punto visitable desde el que poder contemplar la fachada de la antigua colegiata de San Patricio al completo.