Sociedad

El barrio de Santiago de Lorca busca unirse para reclamar mejoras

Cerca de una treintena de vecinos de la zona se encuentran en proceso de recuperar la desaparecida asociación de vecinos

Limpieza, seguridad y comunicación fluida con la administración son sus principales reivindicaciones

Parroquia de Santiago, que da nombre al barrio.

Parroquia de Santiago, que da nombre al barrio. / Daniel Navarro

Daniel Navarro

Daniel Navarro

En las últimas semanas, se convertía en algo usual ver en las calles del barrio de Santiago carteles, que animaban a los vecinos del lugar a acudir a una reunión. El objetivo: recuperar la asociación de vecinos de la zona, desaparecida desde 2008. El responsable de los mismos era Borja Baenas, un joven que vivió su infancia en la calle Cava, una de las más emblemáticas de Santiago y que, al mudarse de nuevo a la zona, no encontró ninguna asociación u organización que le ayudara ante los problemas que surgían en el día a día.

"Preguntando a los vecinos vi que muchos tenían ganas pero nadie se atrevía, así que me propuse intentar organizar una reunión. Di el paso de colocar carteles en varias calles, y al notar el movimiento y que hay muchas ganas, me puse en marcha", relata a LA OPINIÓN. Así echaba a andar la asociación que, aunque el propio Baenas reconoce que se encuentra en un estado muy inicial, podría estar formalizada a finales de septiembre.

Parte de la Avenida Juan Carlos I, perteneciente al barrio.

Parte de la Avenida Juan Carlos I, perteneciente al barrio. / Daniel Navarro

Y es que, el barrio de Santiago abarca más de lo que parece, llegando desde la calle Zapatería hasta el convento de las Hermanas Clarisas. "Vemos lo que se hace en otros barrios y nos da mucha envidia. Las fiestas de San José, por ejemplo, son una maravilla… Aquí se hacían y se perdieron con el paso del tiempo. Todo eso es lo que queremos recuperar" aporta el joven.

Pero la cosa va más allá de organizar unas fiestas la zona. Según explica Baenas, el gran propósito es buscar una comunicación más fluida con las administraciones, e "intentar tener más fuerza que si se hace de forma individual". Esa misma idea la compartía la treintena de personas que acudía al primer encuentro. En la reunión, ya surgían las primeras reclamaciones: más limpieza en las calles, más información sobre los cortes de calles y obras que se producen en la zona, mayor presencia policial y actuaciones para mejorar el estado de algunos edificios abandonados de la zona. "Queremos que el barrio se una y crear comunidad. Mi ilusión es hacer piña y que las administraciones vean que las promesas están para cumplirlas", apunta Baenas.

Obras en la zona

En cuanto a las actuaciones propuestas en los últimos meses para el casco histórico, el joven se muestra muy cauto. "Se hacen cosas, pero son muy pocas como para que de verdad se note en el barrio". En este sentido, pide más implicación por parte de la Administración regional y estatal: "sabemos que los recursos del Ayuntamiento son limitados, pero hay muchas cosas aún por hacer".

Asimismo, Baenas no se olvida de la parte más moderna del barrio, pegada a las vías del tren, junto al convento de las Clarisas. Allí, los vecinos reclaman más información al respecto de las obras y el mantenimiento del paso subterráneo de Santa Clara, algo que cree que no se conseguirá sin que se unan todos los habitantes de la zona. "No es lo mismo que una asociación haga una propuesta con 30 socios que con 300, así que buscamos llegar al mayor número de personas", abunda.

"Tenemos que mirar por nuestro barrio y sacar las ganas de trabajar que llevamos dentro. Hay que dejar de quejarse en el bar y trabajar por y para mejorar Santiago", termina Baenas que, a pesar de todo, mira al futuro con optimismo.