POLÍTICA

Fulgencio Gil encara su segundo año de mandato en Lorca poniendo el foco en seguridad y limpieza

"El balance del alcalde entra en contraste con la realidad, que es muy distinta", señalan desde el PSOE

Gil, Menduiña y Medina tras el desayuno con los medios de comunicación.

Gil, Menduiña y Medina tras el desayuno con los medios de comunicación. / Daniel Navarro

Daniel Navarro

Daniel Navarro

Hace poco más de un año tenían lugar las últimas elecciones municipales, que otorgaban la llave del Ayuntamiento de Lorca a Fulgencio Gil, candidato del Partido Popular. Este lunes, el propio Gil Jódar mantenía un encuentro con los medios de comunicación para hacer balance de su retorno a la alcaldía de la Ciudad del Sol. "Estoy muy satisfecho y muy orgulloso de que nuestro pacto y el proyecto funcione", comenzaba el primer edil.

Así, Gil Jódar realizaba un repaso por los grandes temas que afectan a la política local. En concreto, despunta la 'meta' establecida por el propio Consistorio de cara al año 2032: "El gran objetivo es cambiar el modelo de ciudad y estamos dando los primeros pasos para conseguirlo", indicaba el regidor, que recordaba las últimas actuaciones de la Unidad de Control de Padrón, destacando las más de 200 inspecciones realizadas por los técnicos, así como las cerca de 90 visitas ejecutadas por la Policía Local; todo ello, resultando en 95 cursos de baja del Padrón.

En este sentido, el primer edil señalaba que en las próximas semanas se incorporarán 10 nuevos agentes al cuerpo municipal de policía, y en unos meses se procederá a la instalación de 80 nuevas cámaras de vigilancia en diversos puntos. Estos dispositivos cumplirán una doble función, ya que además de fomentar la seguridad ciudadana, servirán para vigilar varios "puntos calientes" localizados por el Ayuntamiento en materia de limpieza: "serán vitales para mejorar la limpieza de la ciudad, aunque es un trabajo de todos", apostillaba.

Fulgencio Gil comparecía junto a las portavoces de PP y Vox.

Fulgencio Gil comparecía junto a las portavoces de PP y Vox. / L.O.

"Los lorquinos ya no se van"

Del mismo modo, el alcalde de Lorca afirmaba que en estos meses "se ha conseguido reactivar el comercio, la hostelería y la cultura", algo que habría propiciado que "los lorquinos ya no se escapen de la ciudad". En concreto, Gil Jódar refería a la reapertura del Palacio de Guevara, del Coso de Sutullena y a los diferentes festivales y congresos organizados como principales motores del cambio.

También destacaba las nuevas infraestructuras con las que cuenta el casco urbano, como la Ronda Central o el Vial de los Barrios altos, como ejemplos del cambio en la Ciudad del Sol. Un cambio que, según el regidor, va a llegar a todo el municipio. "Lo principal era reducir el gasto desmesurado, lo que nos ha permitido ahorrar 3 millones de euros al mes, que se destinarán a proyectos sobre todo en pedanías", indicaba. En total, el Ayuntamiento pretende invertir 10 millones de euros en las mismas durante esta legislatura para mejorar equipamientos, carreteras y alumbrado público.

En el cambio, según declaraba el primer edil, tendrá un papel fundamental el casco histórico y su reconstrucción. "En solo un año hemos activado la reconstrucción de 40 viviendas, 31 aparcamientos y 3 locales comerciales. Es un proceso imparable que se complementará con actuaciones en la muralla medieval, los antiguos depósitos de Santa María y la cárcel". Del mismo modo, la llegada de la Alta Velocidad supondrá un antes y un después para la ciudad: "parece que la actitud de Adif comienza a cambiar y están dispuestos a escuchar, aunque aún queda un largo camino por recorrer".

Por último, Fulgencio Gil reclamaba más agentes de Policía Nacional y Guardia Civil al Estado, así como un sistema de financiación "justo" para los Ayuntamientos.

Isabel Casalduero, en una imagen de archivo.

Isabel Casalduero, en una imagen de archivo. / Daniel Navarro

El alcalde de la mentira

Tras las palabras del alcalde la viceportavoz socialista, Isabel Casalduero, destacaba que "un año después de las elecciones, los lorquinos pagamos más impuestos y tenemos menos servicios, menos seguridad, menos limpieza y cero inversiones en pedanías". Todo ello, en palabras de la edil socialista, hace que la "Lorca ideal y utópica" presentada durante el balance "entre en contraste con la realidad, que es muy distinta".

Del mismo modo, la viceportavoz acusaba al alcalde y a su equipo de Gobierno de "vivir de los proyectos iniciados en la anterior legislatura" y de no atender a los ciudadanos: "no le cogen el teléfono a nadie, no reciben a nadie, y han retirado todo el apoyo a los colectivos vecinales, comisiones de fiestas o asociaciones culturales", concluía Casalduero.