Arroz de Calasparra

Felipe VI será el presidente de honor con motivo del 40 Aniversario de la DOP Arroz Calasparra en 2026

La DOP ha recibido la notificación oficial de la Casa Real Española de la aceptación 

Presentación de las Rutas del Arroz 2024

Presentación de las Rutas del Arroz 2024 / Enrique Soler

Enrique Soler

Enrique Soler

La DOP Arroz Calasparra ha recibido la notificación oficial de la Casa Real Española de la aceptación de la presidencia de honor del Consejo Regulador de la DOP Arroz Calasparra con motivo del 40 Aniversario de su constitución y que tendrá lugar en 2026 por parte de Su Majestad el Rey de España, Felipe VI.

Para los agricultores arroceros es “un inmenso honor y orgullo”.

Esta aceptación pone de manifiesto el compromiso del Monarca y de la Casa Real con el sector primario, las denominaciones de origen de nuestro país, y el mundo rural”.

La DOP mantendrá puntualmente informada a la Casa Real de las actividades que darán comienzo en enero de 2026 y se desarrollarán durante todo el año a las que serán invitados el monarca o un miembro de la Casa Real.

La DOP mantendrá puntualmente informada a la Casa Real de las actividades que darán comienzo en enero de 2026 y se desarrollarán durante todo el año a las que serán invitados el monarca o un miembro de la Casa Real.

Para los agricultores arroceros, sería un inmenso orgullo poder contar con la presencia en los actos conmemorativos del 40 aniversario de su majestad y poder mostrarle los arrozales de Calasparra.

La Denominación de Origen Calasparra fue aprobada con carácter provisional por Orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de 2 de noviembre de 1982, si bien, no fue hasta la ORDEN de 4 de marzo de 1986 por la que se aprueba el reglamento dela Denominación de Origen Calasparra y de su Consejo Regulador, por ello el Arroz de Calasparra es el primero en obtener la Denominación de Origen en el mundo.

Credencial Presidencia de Honor DOP Calasparra

Credencial Presidencia de Honor DOP Calasparra / La Opinión

El coto arrocero

Presentación de las Rutas del Arroz 2024

Presentación de las Rutas del Arroz 2024 / Enrique Soler

El Consejo Regulador tiene como ámbito territorial la zona geográfica de producción de los arroces amparados por la DOP «Calasparra» delimitada en el “Pliego de Condiciones” y concedida oficialmente por Real Decreto de 1 de febrero de 1908.

Se encuentra enclavada en el sureste de la Península Ibérica y está constituida por tierras de cultivo ubicadas en los términos municipales de Calasparra y Moratalla, en la Región de Murcia, y de Hellín en la provincia de Albacete, en la Comunidad de Castilla-La Mancha

Esta zona se extiende por los márgenes de los ríos Segura y su afluente el Mundo, en pequeñas áreas de aluvión perfectamente delimitadas por estos ríos y las acequias madres de riego, que conforman el denominado Coto Arrocero.

La superficie inscrita en el Registro de Parcelas de la Denominación de Origen Calasparra es de unas 1000 hectáreas, de las cuales, debido a la rotación con otros cultivos, se suelen sembrar anualmente entre 500 y 700, dedicándose las restantes al cultivo de otros cereales como trigo o maíz, permitiendo esta técnica cultural la regeneración del subsuelo, evitando así el agotamiento de su riqueza natural.

Esta vega arrocera presenta además una elevada importancia para la conservación de la diversidad biológica y forma parte de la Red Natura 2000.

Los arrozales del municipio de Calasparra son un ejemplo de cultivo sostenible en un entorno ecológico.

Se puede considerar un cultivo de montaña, ya que todas las parcelas están a una altitud de entre 350 y 500 m sobre el nivel del mar. Característica única de nuestro “Coto Arrocero”, porque todos los arroces Españoles están en deltas, albuferas y cursos bajos de los ríos.

Las aguas que lo riegan son limpias y frías. Lo que le proporciona unos altos niveles de calidad al grano.

Su cultivo no consume prácticamente agua, ya que en todas y cada una de las parcelas del Coto el agua fluye en todo el ciclo de cultivo, desde los canales y acequias hasta el río.

Por lo que nos gusta afirmar que nuestros arrozales no consumen agua, solamente la utilizan, porque prácticamente toda la que entra a la parcela se devuelve al río.

Esta es una de las características que lo diferencian de otros arroces del mundo: no se cultiva en aguas estancadas sino en aguas que fluyen en continuo.