El Polígono Industrial de Serrata de Lorca parecía acabado tras el desmantelamiento de la fábrica de cemento. Sin embargo, vive un resurgir desde que se emplazara en parte de esos terrenos el nuevo matadero. Urbanismo trabaja en el desarrollo de ese espacio industrial. Las pretensiones, afirmaba en declaraciones a La Opinión el concejal de Urbanismo, José Luis Ruiz Guillén, son «sectorizar para poner a disposición parcelas de distintos tamaños, con el fin de que nuevas industrias se implanten en el polígono».

La última ampliación del ‘buque insignia’ en cuanto a polígonos industriales del municipio se refiere, el de Saprelorca, llevaba al alcalde, Diego José Mateos, a anunciar una apuesta decidida por el de Serrata. Entonces, hablaba de los importantes problemas que presentaba, como la carencia de potencia eléctrica suficiente para la implantación de nuevas industrias. Sin embargo, ya se está trabajando en este asunto, como apuntaba el edil de Urbanismo, así como en el desarrollo de sus parcelas.

Mientras, reclamaban la construcción de la autovía Lorca-Caravaca, que podría catapultar al Polígono Industrial de Serrata hasta lo más alto, al situarse a pie de carretera y, por tanto, convertirse en una de las vías de comunicación más importantes de la Región. Una reivindicación largamente perseguida y que en momentos puntuales avanzó hasta plantearse vías de circunvalación para alguna de las pedanías lorquinas que la carretera cruzaba, como señalaba Mateos. Continúa siendo uno de los principales reclamos por la importancia que para la ciudad tendría la mejora de la comunicación con las Pedanías Altas del municipio, pero también con las poblaciones del norte de la Región.

Urbanismo anunciaba este miércoles la concesión de licencia para ejecutar una rotonda en la antigua carretera de Caravaca a la altura del nuevo matadero, una infraestructura fundamental que mejorará la seguridad de los casi medio millar de trabajadores y los numerosos camiones que cada día acceden a las instalaciones.

La actuación afecta a unos terrenos con una superficie de 3.100 metros cuadrados y cuenta con un presupuesto de contrata que asciende a 116.443 euros, que sufragará íntegramente la empresa cárnica y con un plazo de ejecución de cuatro meses, destacaba Ruiz Guillén.

La licencia –que tiene carácter provisional- permitirá la construcción de una glorieta circular de 36 metros de diámetro exterior para acceso a las instalaciones del Grupo Alimentario Lorca S. L., La Comarca, una actuación que «cuenta con la autorización de la Dirección general de Carreteras, al afecta a la vía autonómica de primer nivel RM-711», detallaba.

Y explicaba que las instalaciones de la empresa cárnica generan «un importante tránsito de vehículos tanto ligeros como pesados, con la consiguiente incidencia con el tráfico de la propia carretera, lo que afecta también a la seguridad vial de la misma».