Alumnos escolarizados que han llegado recientemente a la ciudad y necesitan de un apoyo extra para aprender nuestra lengua recibirán formación en los centros de Educación Secundaria San Juan Bosco, José Ibáñez Martín y Ramón Arcas Meca. Así lo anunciaban las ediles de Cultura y Educación, María Ángeles Mazuecos y Antonia Pérez, respectivamente, tras la firma de un acuerdo entre el Ayuntamiento y la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos y Alumnas de Lorca, Fampa.

Se trata, destacaban, de la realización de cursos de inmersión lingüística al castellano para alumnos extranjeros de Educación Secundaria. “El objetivo principal es poder ofrecer todas las herramientas y el apoyo posible a estos alumnos para que aprendan español, empleando, para ello, la pedagogía, y creando un entorno seguro, donde puedan estar cómodos favoreciendo así su aprendizaje e integración tanto en la dinámica del centro como en la sociedad”, explicaba la edil de Educación.

El convenio asciende a 4.000 euros y tiene un periodo de vigencia hasta el próximo junio. Durante estos meses, los alumnos aprenderán contenidos dependiendo del nivel que muestren. Es decir, se impartirán contenidos de lengua española brindando, en la medida de lo posible, una atención individualizada en el caso que se encuentren en distintos niveles en clase, detallaba Pérez.

El profesor que impartirá estas clases, que comenzará este martes, Víctor Manuel Pérez, concretaba que “con el transcurso de las semanas, se evaluarán tanto los contenidos como el interés –de forma oral y escrita- y empeño de los alumnos en las clases, permitiendo así ver la evolución de los alumnos con el paso de los meses y el impacto que tiene este proyecto”.

La edil de Educación indicaba que “durante el curso pasado, esta iniciativa se llevó a cabo en el instituto de educación secundaria Ramón Arcas Meca, a través de la Universidad Popular, donde hay que destacar que todos los alumnos aprendieron y mejoraron su español en mayor o menor medida. Y algunos de ellos, están estudiando grados”.

El profesor de estos cursos apuntaba que “durante la labor docente del curso anterior tuve experiencias negativas y positivas. En la parte positiva, la mayoría de los alumnos conseguí que, al menos, durante mis clases mostraran interés y buscaran un futuro. Al menos dos de mis alumnos están estudiando un grado de cocina. Uno está estudiando peluquería y otra chica ha decidido repetir curso para tener la oportunidad de ir a la Universidad”.

Ante la limitación que supone el idioma, reseñaba, “la tecnología jugó un papel crucial en el desempeño de mi labor docente, sobre todo, en el nivel más bajo con el uso de imágenes, el traductor, vídeos o actividades interactivas. Son una de las claves”.

Por otro lado, “si hay que destacar algún punto negativo, sería el hecho de que en las clases había alumnos de todas las edades y niveles, lo que hacía que la preparación y el trabajo durante las clases fuera de menos de una hora, lo que afectaba a la calidad de las clases y el aprendizaje de los alumnos”, refería.

El presidente de la Fampa, Andrés Terrones, apuntaba que “desde el IES Ramón Arcas Meca, el curso pasado nos hicieron llegar la necesidad de reforzar el aprendizaje de la lengua castellana en el alumnado extranjero e, inmediatamente, la Federación de Asociaciones de madres y padres comenzó a trabajar en la búsqueda de recursos para impartir clases que permitieran el aprendizaje de nuestro idioma para facilitar su formación en los centros educativos de nuestro municipio”.

Recordaba que la Universidad Popular, dependiente de la Concejalía de Cultura, “mostró una predisposición magnífica desde el primer momento, se realizaron estos cursos y los resultados fueron muy buenos, con grandes mejoras en el nivel de habla castellana, lo que repercutió también en sustanciales mejoras en los resultados de las calificaciones finales de los alumnos extranjeros en sus centros de estudios y, por ello, este año con la colaboración de las Concejalías de Educación y Cultura, se vuelven a poner en marcha estos cursos de inmersión lingüística abarcando, en esta ocasión, todos los centros educativos del municipio”.

Por último, la edil de Educación y Diversidad reiteraba que “son varias las iniciativas que llevamos a cabo desde diversas concejalías del Ayuntamiento para facilitar a los ciudadanos extranjeros que viven en nuestro municipio que puedan aprender nuestro idioma, lo que puede mejorar su estancia y el desarrollo de su vida entre nosotros, en su trabajo, en labores cotidianas como acudir al médico o hacer la compra, por ejemplo”.