La construcción de la nueva fuente de San Antonio avanza a buen ritmo, por lo que la próxima semana se iniciarán las tareas de enconfrado, como afirmaba en declaraciones a La Opinión la edil de Fomento, Isabel Casalduero, que recordaba que el vaso tendrá «dimensiones similares a la anterior» que tuvo que ser demolida por las obras de construcción del paso inferior que conecta la autovía A-7 con la vía rápida con Águilas.

En los últimos días se procedía a la retirada del asfalto y de los restos de la fuente anterior que suponían un estorbo para la construcción del nuevo vaso. La nueva infraestructura será una fuente monumental, con dimensiones similares a la que había anteriormente, que constará de un vaso único realizado con hormigón armado, seis anillos con diversos chorros y una cascada central.

Tendrá un diseño moderno con nueva tecnología en cuanto a iluminación con un total de 196 focos sumergibles Led RGBW regulables e incursión de agua con una instalación hidráulica compuesta por 19 bombas sumergibles de impulsión, detallaba la edil de Fomento.

Contará con seis anillos con diversos chorros, una cascada central y 196 focos sumergibles

Las obras se iniciaban recientemente y está previsto que concluyan en el plazo de cuatro meses, por lo que se prevé que pueda ser inaugurada en marzo próximo. Las obras se llevan a cabo desde el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Desarrollo Local, mediante el convenio suscrito con la Comunidad Autónoma con una subvención para la reconstrucción que asciende a 350.000 euros. El presupuesto de adjudicación de las obras fue de 425.000 euros, por lo que los 75.000 euros restantes serán aportados con fondos municipales.

La construcción de la fuente se ejecuta al unísono con las obras de adecuación del entorno de este barrio, con el fin de reducir los plazos de ejecución y conseguir finalizar cuanto antes la renovación de la entrada al casco urbano por el barrio de San Antonio, argumentaba Casalduero.

Gran parte de la vieja fuente fue demolida como consecuencia de las obras para adecuar la entrada a la ciudad desde la autovía A-7. La construcción del paso inferior de San Antonio acababa con un ‘punto negro’ de la circulación de la ciudad, que registraba largas colas en hora punta. Los vecinos reivindicaron la recuperación de la fuente que se prevé se construya lo más parecida posible a la anterior.