La Navidad llegaba anoche a Lorca con el encendido oficial de la iluminación extraordinaria. Y lo hacía con una madrina de excepción, la voz de Vaiana en su versión en castellano, María Parrado, ganadora de la primera edición de ‘La Voz Kids’. La joven ofrecía un concierto a los pies del ‘abeto’ de la plaza del Óvalo. Lo hacía desde el escenario que se situaba justo debajo del gigantesco árbol, el más grande de toda la Región, con sus veinticinco metros de altura.

La voz de Vaiana ante el gigantesco árbol de Navidad de la plaza del Óvalo, anoche. Pilar Wals

Cantaba sus temas emblemáticos que el público coreaba una y otra vez y que incluso acompañaban con las luces que ofrecían sus teléfonos móviles. La voz de María Parrado la definió bien el que fuera coordinador de Cultura, Jesús Jódar, que ejerció de improvisado presentador y que se refería a María como “un ángel”. Su voz angelical mantuvo a las doce mil personas que presenciaron el espectáculo, pendientes del escenario. Allí se pudo ver a María Parrado disfrutar mientras tocaba un gran piano de cola de color negro.

María Parrado, al piano, durante una de sus interpretaciones más conocidas, la banda sonora de ‘Vaiana’, que el público acompañó con la luz de sus móviles. Pilar Wals

“No conocía Lorca, pero me parece una ciudad preciosa. Es la primera vez que vengo, pero os aseguro que voy a volver”, reconocía. Y en otro momento del espectáculo echaba la vista hacia lo más alto y contaba: “Os prometo que es la primera vez que canto ante un árbol de Navidad tan grande. Me parece increíble estar aquí junto a un abeto que mide veinticinco metros”. El público aplaudió cada una de sus interpretaciones, aunque quizás la que más gusto a los pequeños fue la banda sonora de la película ‘Vaiana’ que todos corearon.

Francisco Morales, Diego José Mateos, María Parrado, José Ángel Ponce, Nines Mazuecos, José Luis Ruiz y Jesús Jódar, durante la cuenta atrás para el encendido de la iluminación extraordinaria de la Navidad. Pilar Wals

Poco antes había sido el encendido de la iluminación que protagonizaban María Parrado junto al alcalde, Diego José Mateos; el vicealcalde, Francisco Morales; el edil de Festejos, José Ángel Ponce; la de Cultura, María Ángeles Mazuecos; y el de Urbanismo, José Luis Ruiz Guillén. Se llevaba a cabo la cuenta atrás que dirigía Jesús Jódar y en ese momento todos apretaban un ‘botón’ que llevaba a que el árbol de la plaza del Óvalo se iluminase y con él, todas las guirnaldas de la avenida de Juan Carlos I, pero también de todas las calles y plazas de la ciudad.


“Hágase su luz, mi luz…”

Apoteosis’ llegaba a la vida de los lorquinos un 27 de marzo de 2004. Desde entonces, han pasado dieciocho largos años. La gran imagen ecuestre, en corbeta, cuyo personaje es la figura alegórica de Lorca, Eliocroca, Ciudad del Sol, que lleva en su mano izquierda un sol radiante, volvía anoche a ser la protagonista. Coronaba el árbol más grande de la Región de Murcia. Veinticinco metros plagados de luces tipo led que le permiten lucir de todas las tonalidades posibles que le aportan las más de 120.000 pequeñas bombillas.

El lorquino Pedro Guerrero Ruiz dijo aquel día de la inauguración unas palabras que muchos aún recuerdan y que bien podían haberse utilizado anoche: “Hágase su luz, mi luz, y hágase en el bronce fundido de esta manera. Y se hizo. Dándole vida”. La amazona del Monumento al Procesionista lucía anoche de manera espectacular. Lo hacía con la ayuda de los nuevos reflectores que le colocaban y que permiten verla en todo su esplendor.

Martín Páez Burruezo la describía en sus primeros días como volvía a lucir anoche: “La figura de una amazona, con ropajes clasicistas, decoraciones geométricas, círculos y elementos florales que adornan sus ropas al vuelo, acompaña a la sensación de movimiento que ofrece el caballo, que, con sus crines al vuelo y la cabeza girada, con sus patas delanteras levantadas que imprimen a tan gran altura, una actitud briosa, dinámica, como el espíritu de la ciudad y de sus moradores”.

La base del monumento no queda oculta. Todo lo contrario, largas tiras de luces la iluminan desde lo más alto hasta rozar el agua de la fuente que estos días ha sido retirada convenientemente. Es ahí donde se muestra un impresionante friso, donde arranca la columna que luce una serie de personajes, los protagonistas de la Semana Santa lorquina. Forman un desfile, a la manera clásica. “Con una minuciosa descripción como en la columna de Trajano u otros relieves de época romana. Los nazarenos, los soldados romanos, los etíopes, la cuadriga… representación realista, con una cuidada técnica y un esmero en todos los detalles descriptivos de sus figuras”, que decía Burruezo, sobre la escultura de Lola Fernández Arcas. P. W. R.

Decenas, cientos de lorquinos y visitantes se dedicaron a pasear hasta la madrugada por las calles para contemplar la iluminación de Navidad que este año se ha cuidado especialmente después de la repercusión en cuanto a número de visitantes que logró la de las fiestas pasadas. El Ayuntamiento mostraba grandes estrellas en tonos rojos y dorados y un gran cartel de felicitación en su zona central. Y, desde allí, se podía contemplar el impresionante árbol de Navidad que se colocaba en lo más alto de la ciudad, en el atrio de la antigua iglesia de Santa María, que acoge el ciuFront, Museo Medieval de Lorca, de la Federación San Clemente.

Chase y Marshall, de ‘La Patrulla Canina’, con una pareja y sus dos pequeños durante la fiesta antes del encendido. Pilar Wals

Las columnas de la Alameda de la Constitución también mostraban una impresionante cascada de luz. Y a las puertas del Santuario Patronal de Santa María la Real de las Huertas un gran abeto daba la bienvenida a la Navidad. Pero mucho antes de que toda la ciudad se iluminara la avenida de Juan Carlos I se llenó de personajes de cuento y de la Navidad. ‘La Patrulla Canina’ al completo, muñecos de nieve, Mickey Mouse, Minnie Mouse, Pato Donald, Bob Esponja… a los que los más pequeños pudieron abrazar y fotografiarse.

Nines Mazuecos, María Dolores Chumilla, Isabel Casalduero, Isidro Abellán, Diego José Mateos, José Ángel Ponce, José Luis Ruiz Guillén e Irene Jódar, protagonizaban uno de los cientos de ‘selfies’ que los lorquinos se hicieron ante el gigantesco abeto. Pilar Wals

Este domingo está previsto que comiencen los primeros actos en torno a la Navidad. En Aguaderas, en la ermita de Santa Gertrudis, se celebrará un encuentro de cuadrillas. Y esta tarde, en el Parque de San José, será el encendido del árbol de Navidad. Más tarde, en La Hoya, será la misa a la Virgen de la Salud.