El tránsito peatonal entre la urbanización Torre del Obispo y Purias es “peligroso” al carecer de una “acera”, por lo que los viandantes se ven obligados “a hacerlo por el arcén, plagado de matorrales”. La denuncia la realizaba este lunes el concejal popular Ángel Ramón Meca Ruzafa que aseguraba atendía las reivindicaciones de los vecinos de la zona.

Se trata, insistía, de un tramo de un kilómetro de longitud para el que solicitaba una “zona de tránsito segura y que además comunicaría con el carril bici con el que ya cuenta la carretera de Águilas”. Meca cifraba la inversión en torno a los 70.000 euros.

La demanda vecinal responde a una “realidad objetiva”, argumentaba el edil popular, “como es el notable incremento de residentes en esta zona, por lo que respaldamos su propuesta para la instalación de alumbrado público y adecuación peatonal del camino de Velopache, en concreto, el tramo comprendido entre la salida de la autovía Lorca-Águilas hasta la entrada a la urbanización Torre del Obispo”.

Y destacaba que la urbanización es una zona “en potencial desarrollo”, con una capacidad de acuerdo a lo indicado en su Plan Parcial para 577 viviendas, “aproximadamente unos 1.500 habitantes”. Pedía una zona de tránsito peatonal de “al menos dos metros de anchura”. De esta forma, concluía, la zona peatonal podría integrarse en la red de vías verdes y carriles bici del municipio, “mediante su conexión con el de la antigua carretera de Águilas, que, a su vez, también está comunicado con la vía verde de Cazalla”.