Kiosco

La Opinión de Murcia

Lorca

Revisan las viviendas de los cabezos de San Pedro y San Cristóbal tras las lluvias de finales de invierno

Una docena de casas y cuevas del Calvario Viejo, Piñero y Las Palas presentan graves humedades

Pedro Sosa con Antonio Guillén, uno de los vecinos afectados del Cabezo Calvario Viejo del barrio de San Cristóbal. | L.O.

Las casas de los cabezos de San Pedro y San Cristóbal no se sabe dónde comienzan y dónde terminan. Muchas de ellas son ampliaciones de viejas cuevas sobre las que, en ocasiones, no hay tejado, sino uralitas o chapas que intentan impedir que entre el agua cuando llueve. La montaña parece desmoronarse cada vez que caen fuertes precipitaciones y los vecinos solo pueden ‘parchear’ sus viejas viviendas que intentan resistir el paso del tiempo.

Estos días el portavoz de Izquierda Unida-Verdes, Pedro Sosa, alertaba de la situación en que se encontraban muchas de las viviendas que ocupan los cabezos no solo del barrio de San Cristóbal, sino también de San Pedro. «En muchas de ellas no hay humedad, sino que el agua se filtra por techos y paredes. Lo hemos constatado en los recorridos que hemos realizado junto a muchos de sus vecinos. Hay paredes resquebrajadas, agrietadas, infladas de agua con el consiguiente peligro de desmoronarse en cualquier momento».

Muros que amenazan derrumbarse encima de viviendas y que se mantienen a base de puntales haciendo equilibrios y plásticos que intentan evitar que el agua continúe llegando al interior de las casas. «Necesitan de una revisión urgente. Los técnicos tienen que revisarlas con minuciosidad y determinar los riesgos que presentan. Y alertar a los propietarios a que cumplan con la normativa. Igual hay que hacer con los solares públicos», reclamaba Sosa.

Paredes resquebrajadas y puntales que las sostienen para evitar que la montaña se desmorone preocupan a los vecinos

decoration

El Cabezo Las Palas, en el barrio de San Pedro, muestra viviendas que precisan de arreglos, indicaba, pero también en el barrio de San Cristóbal las deficiencias son considerables. «El Cabezo Calvario Viejo, Piñero, Marines y Casas Blancas cuentan con una docena de viviendas en bastante mal estado. Incluso me aventuraría a asegurar que alguna de ellas tendrá que ser demolida, por el avanzado deterioro que sufre y que se ha visto agravado por las lluvias de finales del invierno».

Y pedía nuevamente una revisión de Urbanismo. Sin embargo, la portavoz socialista y concejal de Fomento, Isabel Casalduero, afirmaba que tras las lluvias no solo se revisaron todos los daños producidos en caminos y carreteras, sino que también se examinaron los cabezos para conocer el estado que presentaban todas estas viviendas. «No es algo extraordinario. Constantemente se están revisando y, después de las lluvias, se hizo para evitar situaciones de peligro».

La edil insistía en que se han recorrido los barrios altos y los cabezos con intención de localizar cualquier anomalía. Pero, además, también se atiende cualquier requerimiento de los vecinos. «Tanto Urbanismo como Emergencias reciben llamadas de lorquinos alertando de situaciones de peligro que son atendidas de inmediato», apuntaba.

La situación en los cabezos del barrio de San Cristóbal y San Pedro será llevada por Izquierda Unida-Verdes al próximo Pleno.

Compartir el artículo

stats