En los sótanos de las viviendas del residencial Miguel Ángel ya no habrá filtraciones. Acaban de concluir las obras de impermeabilización de la Plaza de Vera que se iniciaron a mediados del pasado mes de enero. Los trabajos, afirmaba la edil de Desarrollo Local, Isabel Casalduero, dan respuesta a las peticiones de los vecinos quienes desde hace largos años reclamaban una solución a la entrada de agua que se producía en los sótanos de los edificios.

En estos últimos tres meses se han realizado labores de impermeabilización de los 2.300 metros cuadrados de superficie situada en el espacio entre las avenidas de Juan Carlos I y Santa Clara, que corresponden al residencial Miguel Ángel, ejecutado a finales de los años 80. “Debido al tiempo que ha transcurrido desde que se levantó se venían produciendo filtraciones de agua que gracias a esta actuación cesarán”, señalaba Casalduero.

La obra estaba terminada desde hace algunas semanas, “cumpliendo en tiempo y forma los plazos de ejecución”, apuntaba la edil de Desarrollo Local. Sin embargo, la instalación de las luminarias se había alargado algo más “por un pequeño retraso, pero a su llegada han sido instaladas de inmediato”, recalcaba.

Se ha ejecutado la renovación del pavimento que se ha completado un solado de baldosas de terraza y se ha renovado también todo el alumbrado público a través de una inversión íntegramente municipal “con el firme objetivo de cumplir con nuestro compromiso de que los vecinos de la zona cuenten con una infraestructura de calidad”, indicaba Isabel Casalduero.

En los trabajos se han invertido un total de 244.000 euros de los cuales 154.000 pertenecen al presupuesto municipal del Ayuntamiento y el resto, 90.000 euros, han sido aportación de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia a través del Banco Europeo de Inversiones, BEI.