Kiosco

La Opinión de Murcia

Rehabilitación

El Palacio de Guevara de Lorca se vuelve museo y abre a finales de 2022

Se colocarán vitrinas antisísmicas con anclajes en el interior para mantener inmóviles las piezas: tras restaurar los muebles, las actuaciones se centran en las tapicerías de los salones Rojo y Verde

Retrato ecuestre de Juan de Guevara, obra posiblemente de Camacho Felizes, y cuadro de la Inmaculada, que podría responder a Martínez Fernández de Espinosa. | P.WALS

La recuperación del Palacio de Guevara comenzó a forjarse mucho antes de los terremotos de mayo de 2011. Probablemente la definición del espacio como casa museo ya se planteaba cuando su última inquilina, la baronesa de Petrés y Mallard, Concepción Sandoval, decidió ceder la también conocida como ‘Casa de las Columnas’ a la ciudad.

El inmueble queda, por tanto, en manos del Ayuntamiento. La casa y todo lo que atesora en su interior con un inventario de más de 800 enseres que incluyen desde mobiliario, cuadros (más de una veintena de óleos de carácter religioso e intención moralizante de Pedro Camacho Felizes, Sassoferratto y Federico de Madrazo, entre otros), vajillas, porcelanas, tapicerías y colecciones de abanicos y litografías coloreadas.

Entre las peculiaridades, una capilla secreta escondida tras las puertas de un armario del Salón Amarillo o de Baile. Una vez abierto, se pueden contemplar las figuras de santos de la devoción familiar, San Emigdio, Santa Bárbara, San Antonio de Padua y Santa Escolástica. El Oratorio particular muestra una imagen de la Purísima, del siglo XVII, ante la que se casó Concha Sandoval con Juan Martínez de Miguel y Flores.

Contenido y continente han sido restaurados en los últimos años. Y la musealización para ordenar el recorrido que dará sentido a los más de tres siglos de este palacio se iniciará antes del verano. «Las actuaciones no son de gran envergadura. Abarcarán la climatización, iluminación y renovación de algunos suelos y la protección del cerámico, además de la instalación de vitrinas antisísmicas para evitar que las piezas expuestas puedan dañarse en caso de terremoto», afirmaba en declaraciones a La Opinión la concejala de Cultura, María Ángeles Mazuecos.

No todas las piezas que forman parte del inventario se mostrarán a la vez. «En las fotografías que hemos podido ver del palacio aparecen vitrinas repletas de objetos que no permite contemplarlos en todo su esplendor. Se expondrán temporalmente las distintas colecciones, mientras el resto se conservan en los almacenes perfectamente ordenadas y catalogadas», explicaba la edil.

Las estancias han recuperado su uso inicial. «La casa fue cambiando conforme la ocupaban distintos propietarios y fue adecuándose a cada una de esas familias. Se han intentado recuperar los espacios tal y como lo eran en su origen. Así, el salón del estrado vuelve a ser para lo que se concibió, aunque algunas habitaciones del servicio se adecuarán a las nuevas necesidades como museo», detallaba.

La recuperación del mobiliario, con piezas excepcionales como la amplia pinacoteca, lámparas de cristal de roca, el espejo del Salón Amarillo, un bargueño y una colección de baúles y arcas, dará un paso más para destinar ahora los esfuerzos a las tapicerías. «De la casa destaca especialmente que los salones son conocidos por las telas de su mobiliario. El Salón Amarillo se llama así por el color de la tapicería de las sillas venecianas de seda amarillo, pero también está el Salón Rojo o el Verde. En estos estamos centrados en estos momentos. Se están viendo las telas para recuperar sus sillas y sillones», dice

Terciopelos, damascos, sedas… que devolverán el color al Palacio de Guevara. También se trabaja en el cortinaje. La mayor parte de estas telas estaban muy deterioradas y no han podido ser recuperadas.

Compartir el artículo

stats