Kiosco

La Opinión de Murcia

Lorca

El cauce de la Rambla de Biznaga, "una ciénaga de agua pestilente"

Los vecinos de la zona denuncian que el río está ocupado por toneladas de residuos, basura y maleza

El edil popular Ángel Meca y una vecina del lugar en el canal de evacuación de la Rambla de Biznaga, que tiene agua estancada y abundante vegetación. L.O.

Los vecinos de la Rambla de Biznaga, entre las diputaciones lorquinas de Purias y Campillo, denunciaban ayer el estado de «abandono» que presenta el canal. «Es una ciénaga de agua pestilente y putrefacta», se quejaban. Toneladas de residuos, basura y maleza ocupan la totalidad del cauce, que almacena «aguas estancadas y corrompidas de las que surgen nubes de mosquitos, moscas y otros insectos», advertía el concejal del Partido Popular, Ángel Ramón Meca Ruzafa.

Los residentes de la zona, señalaba el edil, «califican la situación de insoportable, mientras los usuarios del carril bici evitan el lugar porque los insectos los cosen a picotazos». Y alertaba de que «el material acumulado obstruye la evacuación natural de la rambla de Biznaga en caso de precipitaciones intensas», por lo que exigía «una actuación inmediata para desbrozar, limpiar y desinfectar la canalización».

En el canal se acumulan incluso cadáveres de animales en descomposición

decoration

Meca recordaba que la obra supuso en 2019 una inversión de 130.000 euros, que «ha sido abandonada a su suerte de forma irresponsable». Semanas después de los últimos episodios de lluvia «el agua se acumula en su interior. Está putrefacta, emanando olores absolutamente nauseabundos».

Reclamaba «una brigada multidisciplinar que proceda con carácter urgente al desbroce, vaciado y limpieza de este canal, donde se acumulan toneladas de maleza, animales en descomposición y restos de todo tipo de basura».

Los vecinos, destacaba el edil popular, «nos han trasladado que los problemas que genera este foco de pestilencia son continuos, y se agravan ahora con la llegada de las altas temperaturas y la proliferación exponencial de mosquitos, incluido el peligroso ‘tigre’, moscas y otros insectos».

La masa vegetal que se ha generado tras el último periodo de lluvias de finales de invierno «son un auténtico caldo de cultivo», insistía el edil, que indicaba que los trabajos efectuados en su momento por el Gobierno del PP sirvieron para «recobrar el trazado original de la rambla y la altura natural de su lecho, incluyendo la remodelación y mejora del encauzamiento de un tramo de la Rambla de Biznaga».

Esta obra, añadía, supuso una mejora importante que beneficiaba de forma directa a una longitud total del tramo de rambla de 400 metros lineales, «abarcando desde la autovía de Águilas hasta la antigua carretera con esta misma ciudad».

Compartir el artículo

stats