Kiosco

La Opinión de Murcia

Homenaje

Música y flores en la ‘Zona cero’ del terremoto de Lorca once años después

Un sexteto de viento interpretaba ‘El canto de los pájaros’ de Pau Casal junto al monolito que recuerda lo ocurrido aquel día

El alcalde colocaba un ramo de flores ante el monolito del ‘Parque 11 de mayo’ en el aniversario de los terremotos. Pilar Wals

De tus escombros resurgiré para retomar el vuelo que me arrebatasteis. De las cenizas surgirá el hálito de vida que me hará eterno’. Estas frases eran releídas una y otra vez este miércoles por los que asistían al homenaje por las víctimas del terremoto de mayo de 2011 mientras sonaban los acordes de ‘El canto de los pájaros’ de Pau Casals.

Ante el monolito del Parque 11 de mayo de La Viña, la ‘Zona cero’ del terremoto, el alcalde, Diego José Mateos, acompañado por los portavoces municipales, colocaba flores en recuerdo de las víctimas. El silencio se hacía patente no solo entre los que participaban del acto, poco más de medio centenar, sino también de las decenas de vecinos que en la distancia seguían el homenaje desde las calles más inmediatas y las ventanas y balcones de sus edificios.

“Aún hay mucho dolor que no ha sanado”, aseguraba entre susurros Julia Ramírez. “La Viña ya no es aquella Viña de antes del terremoto. Ahora las calles están vacías y nadie se ‘pelea’ por sentarse en un banco y charlar un rato con el vecindario, como ocurría entonces”, apuntaba Javier Rodríguez. El terremoto, contaban, se llevó las ganas de vivir de muchos. Y otros, destacaban, “nos hicimos viejos de golpe”.

Un sexteto de viento de la Banda Municipal de Música interpretaba, varias piezas, durante el recuerdo a las víctimas de los seísmos. Pilar Wals

Una mujer portaba a un pequeño entre sus brazos que le preguntaba: “Por qué tocan música, abuela… qué pasa…”. Y mirando a su nieto contestaba: “Porque un niño se fue al cielo y hoy nos acordamos de él”. María Muñoz se emocionaba al recordar los vecinos que aquel día perdieron la vida no muy lejos del lugar, pero también afirmaba que muchos otros se marcharon, quizás demasiado pronto, por las “repercusiones de los padecimientos al ver sus casas, su barrio, su vida… vuelta del revés”.

Mientras sonaba la canción que relata el gozo de la naturaleza el día del nacimiento del Niño Jesús en el establo de Belén, popularizada fuera de Cataluña por Pau Casals que interpretaba su adaptación para violonchelo en todos sus conciertos, y que llegó a ser un símbolo de la paz y de libertad en Cataluña y en el resto del mundo, algunos no pudieron evitar que las lágrimas volvieran a aflorar a sus ojos.

Discretamente se las enjugaban mientras el alcalde destacaba que este miércoles era un día para el “recuerdo” y en “memoria” de las nueve víctimas mortales del terremoto ocurrido hace once años. Mateos señalaba que “en este día del undécimo aniversario, lo primero que hacemos es tener un especial y sentido recuerdo con los vecinos que ya no están con nosotros y que, desgraciadamente, fallecieron aquel trágico día para nuestra ciudad, unas pérdidas irreparables”.

Recordaba la reconstrucción de la ciudad, “cuyos daños causados por los terremotos se cuantificaron en más de mil millones de euros. Está a punto de culminarse después de once años de mucho trabajo. Aún quedan algunos damnificados pendientes de recibir las ayudas públicas que les corresponden, aunque cada vez son menos”.

Casi la totalidad de los edificios dañados, “más de mil viviendas han sido reparadas o reconstruidas. Y en cuanto a las infraestructuras pendientes se encuentra en trámite para su ejecución el Vial de los Barrios Altos para permitir una rápida evacuación de la ciudad en situaciones de emergencia y también para descongestionar el tráfico del centro”, recordaba.

La corporación municipal prácticamente en pleno acudió al homenaje a las víctimas en el décimo primer aniversario de los terremotos. Pilar Wals

En cuanto al patrimonio histórico, el alcalde, insistía en que “se encuentra en licitación la restauración de las pinturas murales del Santuario Patronal de la Virgen de las Huertas con un presupuesto del Gobierno de España de 316.000 euros los trabajos. Y queda pendiente el arreglo de la iglesia de San Juan, cuyos trabajos comenzarán en breve, a través también del Gobierno central”.

Mateos aseguraba que los terremotos son, sin duda, “una página triste de la historia de nuestra ciudad, pero también una oportunidad para convertirse, como ha hecho, mediante la reconstrucción, en una ciudad moderna y mejor preparada. Tomando también como ejemplo el proceso de reconstrucción de la ciudad en otros puntos del mundo que también han sufrido catástrofes naturales”.

Por último, destacaba “el esfuerzo y el trabajo de cada uno de los lorquinos por volver a levantarse, así como la enorme colaboración existente entre las diferentes administraciones para sacar adelante los proyectos en pro y en beneficio de los lorquinos que tanto han sufrido durante este tiempo y con el principal objetivo de poder pasar página de una vez por todas y seguir mirando al futuro lleno de optimismo e ilusión”.

Compartir el artículo

stats