El Paso Blanco organizará en la ciudad el VI Congreso de Hermandades Cristianas y Legionarias. La decisión la tomó el pasado fin de semana la Asamblea de la Confraternidad de las Hermandades Cristianas y Legionarias que se reunió para decidir la siguiente sede de su encuentro, aprobando por unanimidad la candidatura del Paso Blanco, presentada a través de un vídeo con apoyos religiosos e institucionales.

La cofradía lorquina presentó en octubre su candidatura para organizar en 2023 el VI Congreso de Hermandades Cristianas y Legionarias, encuentro que se realiza anualmente desde el año 2017. Este congreso anual, que este año se celebrará en Ceuta, reúne a cerca de cuarenta cofradías y hermandades vinculadas con la Legión procedentes de toda España.

El Paso Blanco y la Legión Española tienen una estrecha relación desde 1996, año en el que un tercio de legionarios de la Brigada Rey Alfonso XIII de Viator comenzó a escoltar al Santísimo Cristo del Rescate durante la procesión del Jueves Santo. Desde entonces, la unión entre los legionarios y el ‘Pueblo Blanco’ se ha ido haciendo cada vez más patente, manteniendo una relación de respeto y apoyo mutuos.

Asistentes a la Asamblea de la Confraternidad de las Hermandades Cristianas y Legionarias, este fin de semana. L.O.

De hecho, uno de los momentos más emotivos de la Semana Santa lorquina se produce la noche del Jueves Santo en la recogida del Santísimo Cristo del Rescate, cuando los legionarios y los blancos, junto a la Agrupación Musical Virgen de la Amargura, entonan las notas de ‘El novio de la muerte’, con gran emoción.

El pasado año el Paso Blanco entregó a Melchor Marín Elvira, general jefe de la Brigada Rey Alfonso XIII de la Legión, un sable de acero templado con filigranas en la empuñadura bañadas en oro, “como reconocimiento a un gran blanco”, lo que ha supuesto una unión aún mayor entre la Legión y el Paso Blanco.

La Brigada Rey Alfonso XIII celebró el pasado sábado los actos institucionales en recuerdo a la Batalla de Edchera (Sáhara, 1958), un evento dedicado tradicionalmente al homenaje a los Antiguos Caballeros Legionarios. La conmemoración reunió en la base militar Álvarez de Sotomayor de Viator (Almería) a una nutrida representación de autoridades y asociaciones de veteranos, la llamada ‘Familia legionaria’. En este contexto se eligió a Lorca como próxima sede para su congreso y al Paso Blanco como la cofradía anfitriona.