El centro de salud de Totana Sur ha amanecido este viernes con una pintada en la acera de entrada que rezaba 'stop terroristas sanitarios'. La sexta ola de la pandemia ha llevado al límite a los profesionales de Atención Primaria, que están desbordados desde hace semanas por el descontrolado aumento de los contagios.

La falta de personal y el aumento de la presión asistencial ha provocado el malestar de los usuarios de la sanidad pública, que se enfrentan en ocasiones a semanas de espera para ser citados y recibidos por su médico de cabecera.

Tras lo sucedido, la Federación de Sanidad y Servicios Sociosanitarios de CC OO ha mostrado su "total apoyo a los trabajadores y trabajadoras de SMS" y ha destacado el "gran esfuerzo que están realizando las plantillas de los diferentes centros de atención primaria de la Comunidad autónoma".

Asimismo, el sindicato advierte de que "la falta de personal y el aumento de la presión en los centros sanitarios derivados de esta sexta ola está provocando un incremento de la crispación de los usuarios hacia el personal sanitario y administrativo del Servicio Murciano de Salud absolutamente injusta que llega en muchos casos a amenazas y agresiones".

La Federación de Sanidad y Servicios Sociosanitarios de CCOO en la Región de Murcia quiere recordar que "las personas trabajadoras de la sanidad murciana llevan dos años dedicadas a la lucha contra la covid-19 exponiendo, en muchos casos, no solo sus derechos laborales sino también su salud y la de sus familias".

En palabras del secretario general de la Federación, Miguel Ángel López Lozano, “la incoherencia máxima a la que podemos llegar es a que, por una mala gestión logística y ausencia de recursos, la sociedad pase de aplaudir el esfuerzo de los sanitarios a considerarlos terroristas”.