Una treintena de vecinos de las calles Portijico y Arcos, en el barrio de San Cristóbal, se han congregado este lunes en la primera vía junto al concejal de Izquierda Unida-Verdes, Pedro Sosa, para reclamar la renovación de la zona. Han denunciado que la red de saneamiento lleva medio siglo sin renovarse, lo que ha provocado ya “varios reventones de tuberías y un asfaltado repleto de parches”, argumentaban.

El edil de IU-V demandaba la renovación integral de ambas calles, “olvidadas hasta la fecha en las obras que se están ejecutando en el barrio de San Cristóbal y en otros lugares de la ciudad con cargo al Banco Europeo de Inversiones”. Y destacaba que la calle Portijico no se haya tenido en cuenta a pesar de tratarse de una “vía emblemática de la entrada norte de nuestra ciudad, y pese a su papel fundamental en el acceso de vehículos tras el desvío ocasionado por las obras en la carretera de Caravaca y en las calles Abellaneda y San Fernando”.

Calificaba la situación de “maltrato” de las administraciones, “tanto de la local como de la autonómica”, al no haberlas dotado de los fondos necesarios para su renovación. “No hay proyectos, ni financiación”, apuntaba. En nombre de los vecinos hablaba Isabel Jiménez quien también se lamentaba del abandono de las administraciones. A las peticiones reclamadas por Sosa sumaba el deficiente alumbrado, la falta de alcantarillado que recoja el agua de los Cabezos cuando llueve intensamente o los reventones continuos de las tuberías.

La petición vecinal podría ser debatida en el próximo Pleno, ya que el Grupo municipal de Izquierda Unida-Verdes está “valorando” la posibilidad de llevarla a modo de moción, como reconocía en declaraciones a LA OPINIÓN el concejal Pedro Sosa. Este señalaba que los vecinos “están muy disgustados, por lo que si no reciben alguna contestación sobre el asunto valoran incluso manifestarse para reclamar lo que consideran justo y necesario”.