En los pasillos del Hospital General Universitario Rafael Méndez aún hay enfermos que esperan que quede una habitación libre para ser ingresados. Sin embargo, la situación podría tener las horas contadas, ya que la menor presión asistencial en la planta covid ha permitido que se destinen diez habitaciones con veinte camas a Medicina Interna. Así lo ha anunciado la gerencia del hospital en declaraciones a LA OPINIÓN este viernes. «Esa planta estaba destinada únicamente a enfermos de covid. Las cifras han bajado considerablemente en los últimos días, por lo que se va a destinar la parte final de la planta a coronavirus y, el resto, a enfermos de Medicina Interna», han señalado.

No es la primera vez que ocurre esta situación. En el inicio de esta última ola, en pleno verano, se destinaron las últimas habitaciones de la planta (diez con veinte camas) a enfermos de covid, mientras el resto (otras diez con veinte camas) estaban ocupadas por enfermos de distintas patologías. «La climatización es independiente, por lo que no hay contacto alguno posible», han explicado desde la gerencia del hospital.

«La climatización es independiente, por lo que no hay contacto entre pacientes con coronavirus y los demás»

De esta forma, estaba previsto que ayer mismo comenzase el traslado de enfermos que aguardan una habitación en los pasillos de Urgencias. El jueves por la noche, trece pacientes permanecían en esta situación. Ocho de ellos, en la zona de Rayos de Pediatría y cinco en el de Psiquiatría. Junto a ellos, han estado sus familiares, que les han acompañado en sillones, pero en los últimos días lo hacían en sillas de plástico. Los enfermos han tenido que hacer uso del baño de Urgencias y asearse con una esponja en ese lugar que compartían los pacientes en espera de ese servicio, tal y como denunció IU-Verdes y relataron a este periódico una de las enfermas.

Esta situación ha generado fuertes críticas no solo de los pacientes y sus familiares, sino también por distintos grupos políticos que han exigido la apertura inmediata de la planta de Traumatología, en obras de remodelación, durante todo el verano. Precisamente ayer la gerencia del Hospital Rafael Méndez aseguraba que se abrirá el próximo miércoles.

En el Rafael Méndez catorce son los pacientes con covid-19 ingresados, entre ellos una mujer embarazada. Once se encuentran en planta y tres en la UCI.