¿Qué simbolizan estas fiestas y su desarrollo en un momento como el actual?

Tenemos la suerte de comprobar que estas fiestas están siendo una oportunidad para recobrar la vitalidad y el dinamismo de los sectores del comercio y hostelería, con el impulso que necesitan. En 2019, el episodio de la DANA nos obligó a suspender muchos eventos programados por las lluvias torrenciales que sufrimos aquel septiembre. Cuando conseguimos recuperarnos de aquel episodio, nos vino el año pasado una pandemia, una crisis sanitaria que aún atravesamos. Adversidades a las que nos hemos enfrentado y trabajamos para superar como sociedad, como pueblo. Desde el Ayuntamiento hemos hecho un esfuerzo importante para apoyar a sectores económicos perjudicados durante la crisis sanitaria, especialmente, como señalaba, el comercio y la hostelería.

¿De qué forma se ha trabajado para que la programación se adapte a las medidas sanitarias y protocolos de seguridad?

Hemos estado en todo momento pendientes de las recomendaciones y medidas establecidas por las autoridades sanitarias, en coordinación con nuestras concejalías de Salud, Seguridad Ciudadana y Vía Pública, y modificando las previsiones iniciales de algunos recintos para respetar el aforo. Es cierto que la incidencia en Molina de Segura, a día de hoy, está descendiendo, como también lo está haciendo en la Región y a nivel nacional. Aunque seguimos en situación de riesgo, tenemos la responsabilidad de lanzar un mensaje de esperanza. Manteniendo las cautelas, debemos continuar con nuestras vidas, recuperando poco a poco la normalidad perdida.

Desde el Ayuntamiento hemos trabajado coordinadamente para ofrecer un programa para el disfrute de todas las edades

¿Cómo se están viviendo las fiestas de este año en Molina de Segura?

Somos conscientes de que este año están siendo unas celebraciones contenidas, debido a la situación de crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus que atravesamos. Estas fiestas son una oportunidad para seguir recuperando nuestra vitalidad y nuestro dinamismo como pueblo. Por eso debemos observar medidas restrictivas en cuanto a la celebración de todos los eventos, con aforos limitados, incluso supeditados, como no puede ser de otra manera, en un ejercicio colectivo de responsabilidad, a la evolución de la incidencia en cada momento.

¿Qué platos fuertes destacaría de las fiestas?

Este año hemos contado con un pregonero de excepción, como es nuestro paisano Blas Cantó, y la participación de artistas molinenses de proyección nacional como Funambulista y Muerdo, que ha destacado en la programación del Festival B-Side. Hemos vuelto a disfrutar de la Ruta de la Tapa, cuyo embajador ha sido este año el cocinero murciano más laureado, Pablo González Conejero, del Restaurante La Cabaña. Son días en que la cultura y la música cobran protagonismo, con la celebración del B-Side Festival, que este año ha ofrecido una programación potente y atractiva, entre otros eventos, como el Festival de Folclore, musicales infantiles, revista, zarzuela o monólogos. Asimismo mantenemos, como en anteriores ediciones, la convocatoria de actividades deportivas en numerosas disciplinas, que hablan bien de la vitalidad y empuje del deporte molinense. Y tampoco falta a su cita estas fiestas el Punto Violeta, que promueve la Concejalía de Igualdad, para que nuestras fiestas sirvan también un mensaje claro y contundente contra la violencia de género.

¿Qué ambiente se respira en el municipio tras la decisión de retomar esta tradición festiva tan importante?

Creo, modestamente, que hay un gran ambiente estos días tras la experiencia de los dos últimos años. Desde la Concejalía de Fiestas Locales, y con buena parte del resto de concejalías, se ha realizado un trabajo coordinado y transversal para ofrecer un programa con elementos suficientes para la participación y el disfrute de todas las edades. Y todo ello, unido a la colaboración de colectivos como la Asociación Gastronómica, la Federación de Peñas Carrocistas, el Grupo de Coros y Danzas de Molina, el Centro de Mayores del IMAS, los clubes y entidades deportivas de nuestro municipio, la Asociación de Comerciantes, las empresas, que también aportan su colaboración a la celebración de las Fiestas y, por supuesto, la Hermandad de la Virgen de la Consolación, junto al párroco de la Iglesia de La Asunción, José León.

¿Qué mensaje lanzaría a los vecinos y visitantes de Molina de Segura de cara a las fiestas?

En primer lugar, una apelación a la responsabilidad colectiva que ha demostrado la inmensa mayoría de nuestra ciudadanía desde que comenzó la pandemia, donde tuvimos que atravesar un confinamiento extremo y numerosas restricciones de movilidad. En segundo lugar, confío en que seremos capaces de disfrutar de unos festejos seguros si observamos todas las medidas de seguridad aplicables y seguimos la normativa, para lo cual hemos dispuesto las medidas necesarias que así lo garanticen en cada evento. Por tanto, vivamos estos días con ilusión, con optimismo, con esperanza. Nos los merecemos, porque forman parte de nuestra tradición, de nuestra identidad como pueblo.