Libertad con cargos y una orden de alejamiento de la víctima. Es lo que decretaba el Juzgado de Instrucción Nº 1 de Cieza para el hombre arrestado por presuntamente vejar a otro vecino por su condición de homosexual, indican fuentes judiciales.

El hombre quedó libre con cargos y permanece investigado por los delitos de amenazas, lesiones y odio, mientras que su pareja, una mujer, también está imputada por odio. No podrán acercarse a menos de 500 metros del hombre que denunció que llevaban años atacándolo por la calle solo por ser gay.

A los sospechosos los capturaron la semana pasada en una vivienda de Cieza. El Cuerpo montó un amplio dispositivo para cogerlos, pues se estaban moviendo por casas de amigos suyos, que les daban refugio. La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de la operación ‘Steckers’, ha llevado a cabo una investigación dirigida a esclarecer un caso de delito de odio en Cieza, informaba ayer el Cuerpo.

Las actuaciones se iniciaron cuando un vecino de Cieza presentó una denuncia en la que informaba sobre una consecución de hechos de insultos, amenazas y agresiones por parte de un hombre y una mujer, también vecinos de la localidad.

En su declaración, la víctima contó que el origen de los hechos se encontraba en su orientación sexual y que llevaba sufriendo este tipo de agresiones desde hace muchos años, y con a veces le vejaban con gente delante.

Efectivos de Prevención de Seguridad Ciudadana de la Benemérita abrieron la operación para verificar los hechos y, en su caso, esclarecerlos, y realizaron las primeras pesquisas en el entorno de la víctima, con la finalidad de recabar todos los indicios posibles.