El ecoparque urbano de Lorca, integrado en el Centro Logístico de Limusa, dispone desde este miércoles de un contenedor específico para la entrega de enseres del hogar como sillones, sillas, mesas, aparadores y utensilios cotidianos. Estos restos, no admitidos en la bolsa de basura ni en los contenedores repartidos por la ciudad, debían de llevarse al Punto Limpio ubicado en el Centro de Gestión de Residuos en Barranco Hondo. “Con esta nueva funcionalidad el ecoparque urbano amplía sus servicios y se asemeja aún más al de Barranco Hondo, para mayor comodidad del ciudadano residente en el área urbana. Los ciudadanos ya no tendrán que trasladarse a él para dejar sus residuos, sino que podrán hacerlo muy cerca de sus viviendas”, ha afirmado el vicealcalde y concejal de Empresas Municipales, Francisco Morales.

El edil ha supervisado esta mañana la instalación en compañía del director de Limusa, Francisco Ibáñez; y del responsable del área viaria de la empresa, Diego Cánovas. La instalación, situada detrás del Complejo Deportivo Felipe VI, está accesible las 24 horas del día durante todo el año. “Se circunscribe exclusivamente a los elementos domésticos que conforman el día a día del hogar. Este habitáculo no será, por tanto, destino para recibir electrodomésticos industriales, ni artículos de gran tamaño para los que existen otros tipos de dispositivos y los cuales necesitan otros cauces para desprenderse de ellos”, ha recordado el edil de Empresas Municipales.

El ecoparque urbano, “al que podemos acceder desde nuestros vehículos también es un punto cercano para acoger aquellos residuos de origen domiciliario para los que no hay contenedor en la vía pública, tales como bombillas y tubos fluorescentes, radiografías, pequeños electrodomésticos y aparatos eléctricos portátiles, móviles y smartphones, pilas y acumuladores, botes con resto de pintura o cartuchos de impresora, además del aceite de cocina usado”, ha explicado Morales.

La puesta en marcha de este nuevo contenedor en el ecoparque urbano pretende evitar el vertido a la bolsa de basura doméstica de residuos que no deben acabar en un contenedor de fracción resto y asegurar su correcta gestión mediante los servicios públicos establecidos. Continuará funcionando la retirada de enseres que se lleva a cabo los miércoles en la ciudad y los viernes en las pedanías previa llamada a la empresa municipal de limpieza, Limusa