La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado en Águilas la operación ‘Tentáculo’, un dispositivo establecido para perseguir la pesca furtiva de ejemplares con tallas inferiores a las permitidas, que se ha saldado con la detección in fraganti de un pescador con cerca de 200 kilogramos de pulpo (Octopus vulgaris) capturado ilícitamente. Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Benemérita iniciaron la operación en Águilas para verificar y, en su caso, esclarecer unos supuestos hechos relacionados con la captura furtiva de pulpo, por tallas inferiores a las mínimas establecidas, y su posterior comercialización ilícita, según informaron fuentes del Instituto Armado en un comuniado.

Las primeras pesquisas practicadas permitieron a los guardias civiles constatar que varias personas, a través del puerto de Águilas, capturaban de forma ilícita y comercializaban, posteriormente, considerables cantidades de pulpo. De esta forma, el Seprona sorprendió a una persona en el puerto pesquero con cerca de 200 kilogramos de pulpo pescado con artes ilícitas, por lo que los guardias civiles inmovilizaron el pulpo y comprobaron que gran parte de éste tenía una talla inferior a la mínima exigida para su pesca.