El proyecto de aprovechamiento de los residuos generados por el café liderado por Juan Francisco Carrillo, un joven biotecnólogo de Beniel, ha sido seleccionado por Acción contra el Hambre como la mejor propuesta a nivel nacional en el concurso Emprende Innova Comparte.

Este joven emprendedor de 23 años está al frente de Coffee Craft. Con este proyecto busca poner en marcha un modelo de economía circular en torno al sector del café para revalorizar los desechos que produce y transformarlos en productos aprovechables en el sector de la cosmética y el alimentario con el objetivo de reducir el impacto medioambiental. Y es que en España se consumen cada año 180 millones de kilos de café, convirtiendo a España en el decimonoveno país más cafetero, según la Organización Internacional del Café.

Como explica Carrillo, "una cafetera convencional no es capaz de extraer más del 2% de los componentes del café, por lo que se arroja a los vertederos un producto casi intacto donde allí sigue contaminando".

De este modo, esta start-up se centra en "recoger los posos de café de cafeterías, hoteles, oficinas, para posteriormente procesarlos mediante métodos ambientalmente sostenibles y extraer aceite vegetal de café totalmente natural con un alto contenido en cafeína y un alto poder antioxidante y fibra de café desgrasada apta para su uso en cosméticos y para el consumo en alimentos en forma de fibra soluble apta tanto para celíacos como para diabéticos", explica Carrillo.

Además, el proyecto de Juan Francisco Carrillo también ha sido seleccionado entre los diez mejores de España por la empresa Argal Alimentación dentro de su proyecto de innovación 'Beca Taller Argal'.

Así, Carrillo tratará de dar ahora un impulso a la empresa, que se encuentra en un estado inicial, y aprovechará la cuantía de ambos premios para "poder realizar las primeras pruebas piloto a escala de extracción de aceite en colaboración con una empresa de Valencia, Altex Supercritical CO2 Extractions, y así para poder conocer de una manera mucho más exacta los costes de la obtención del aceite". El objetivo, según explica, también es poder elaborar un plan de empresa mucho más sólido que pueda ser presentado a convocatorias de financiación pública, rondas de inversión privadas y concursos de startups de un mayor nivel.