La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco del ‘Plan contra las sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas’, investiga quiénes están detrás de la oleada de asaltos que este fin de semana vivieron vecinos de Moratalla. En concreto, los amigos de lo ajeno accedieron en cortijos y casas de campo, la mayoría segundas residencias alejadas del núcleo del pueblo. 

El dueño de una de las viviendas, que habitualmente no está en la misma, se percató, al llegar a su propiedad, de que le habían cortado la reja de una de las ventanas para acceder al interior de la casa. Dentro, todo estaba revuelto y los ladrones se habían marchado ya.

Cuando la víctima salió de su vivienda rumbo al cuartel, para poner la pertinente denuncia, se cruzó con un coche del Instituto Armado, cuyos agentes le explicaron que precisamente llegaban de otro cortijo en el que también habían robado la misma noche.

Se trata de zonas rurales y caminos con poca luz en las cuales los asaltantes se camuflan, a la hora de escapar. Fuentes cercanas a la investigación apuntan que se sospecha que realizaban tareas de vigilancia de las casas. 

La Benemérita ha asumido el caso y espera dar en breve con los ladrones, que, se sospecha, integran una banda organizada, con el fin de ponerlos a disposición de la Justicia. No es la primera vez que en una zona rural de la Región hace estragos un grupo delictivo similar especializado en robos con fuerza

El equipo Roca (contra el robo en el campo) se ha hecho cargo de la investigación.

Por otro lao, la Guardia Civil ha desarrollado la operación ‘Erase’, que se ha saldado con la detención de cinco personas presuntamente vinculadas con dos grupos delictivos dedicados al robo con fuerza y con violencia de productos del campo, cometidos en fincas agrícolas del Campo de Cartagena.