Manuel Muñoz Barberán decía ‘que no había una calle mejor que la Cava. Ni dentro de Lorca, ni fuera’, ha recordado esta tarde su hijo José Muñoz Clares tras descubrir la placa de la ‘Placeta del Pintor Manuel Muñoz Barberán’. La plaza de San Ligorio, en la confluencia de la calle Gigante con Cava, cede su nombre al artista que nació y vivió en este lugar de la vieja ciudad. Y José, el tercero de sus hijos, ha rememorado las palabras que pronunciaba su padre sobre ella en un relato: ‘Hay muchos sitios para ver, París, Roma, Florencia… pero hay que vivir en la calle Cava de Lorca’.

Muñoz Barberán recordaba a sus hijos su niñez. ‘Le tenía mucho cariño a las monjas Mercedarias, porque le enseñaron a leer. Tenía gratitud por la imagen de San Blas. Y escribió: Me gustaría ver la luz entrar en mi dormitorio lleno de rayas y sorprender a través de ellas a San Ligorio en su hornacina. Mi padre quería mucho a este Santo que siempre estaba acompañado por buenas salamanquesas, como contaba’.

Los hijos de Muñoz Barberán y el alcalde descubren la placa de la plaza del pintor Pilar Wals

La familia del artista se ha mostrado muy agradecida por este regalo, a pocas horas de que se cumpla el primer centenario de su nacimiento. ‘Al parecer pensaban que era demasiado modesto para homenajear la memoria de mi padre, pero mi hermano [Manuel Muñoz Clares] insistió en que este era el lugar. El escribió dos relatos breves a esta calle a la que le tenía un gran cariño’.

El alcalde, Diego José Mateos Molina, ha dicho que hubo unanimidad a la hora de dedicar este homenaje al artista, pero que era cierto que les parecía poco. ‘Sin embargo, la familia nos hizo ver que era el adecuado y que les hacía especialmente ilusión este lugar por el cariño que su padre le tenía, por lo que hoy nos sentimos muy satisfechos’. El hijo del pintor ha añadido que ‘le hace ilusión a mi madre, a nuestro padre también le hubiera gustado y a todos nosotros’.

Poco después, todos los asistentes a este emotivo acto se han trasladado hasta el Centro Cultural Alcalde José María Campoy Camacho donde se ha presentado el libro ‘La catedral piedra a piedra. Manuel Muñoz Barberán’. Una edición que su hijo Manuel Muñoz Clares, archivero municipal de la ciudad ha calificado de ‘magnífica’. ‘La catedral piedra a piedra’, ha señalado, fue ‘un proyecto personal de Muñoz Barberán’, que pretendía que los murcianos ‘volviésemos los ojos hacia nuestro principal monumento y que valorásemos en su justa medida cuanto representa para nuestro acervo cultural’.