Las familias con "derecho moral reconocido" a acceder en condiciones preferentes a la compra de un piso de titularidad pública en el barrio de San Fernando, reconstruido tras los terremotos de 2011, recibirán las llaves de sus viviendas el próximo lunes.

Lo ha adelantado el presidente del PP en Lorca, Fulgencio Gil, que ha dicho que el presidente autonómico, Fernando López Miras, será el encargado de entregarles las llaves, ya que son pisos propiedad de la Comunidad (con 18 viviendas en el barrio) los que se les han asignado.

El problema afectaba a ocho familias sin escrituras de propiedad que durante más de 30 años vivieron en el barrio de San Fernando, hasta que tuvieron que ser desalojados hace una década para el derribo de los pisos tras los seísmos.

Este grupo de familias no ha conseguido acreditar que eran propietarios de los pisos en los que vivían, aunque sí está documentado que ese fue su lugar de residencia entre 1979 y 2011.

Las gestiones del PP han conseguido el desbloqueo de la situación a través de la Comunidad de Murcia, ya que, según Gil, el ayuntamiento se negó a que estas familias fueran incluidas en el proceso ordinario de adjudicación de los pisos de titularidad municipal en el nuevo barrio, que se culminará el próximo mes de junio con un concurso público para la venta de 51 pisos en el que han sido admitidos 129 aspirantes.

Gil ha subrayado las gestiones del PP lorquino y el "compromiso imprescindible" del presidente de Murcia para desbloquear la cuestión, al tiempo que ha remarcado que, si hubiera dependido del alcalde de Lorca, Diego José Mateos, "estas familias no tendrían viviendas".

Algunos de los propietarios solo pudieron demostrar que habían vivido en los pisos del barrio primitivo aportando contratos de agua, luz o los pagos de las cuotas de la comunidad, pero no tenían documentos que atestiguaran la propiedad de las viviendas originales del barrio.