El autor del aviso de bomba por correo en un instituto de la localidad de San Javier, hecho que daba lugar hoy a la suspensión de algunas horas de clase mientras actuaba la Guardia Civil, es probablemente "un bromista que quiso meter miedo y manchar el Islam", según indica fuentes cercanas a la investigación. Hoy en concreto no había ningún examen fijado que pretender suspender, apuntan las mismas fuentes. El falso aviso de bomba es una práctica que en la década de los 90 se llegó a hacer habitual en colegios institutos, en época de controles. Entonces, con la banda terrorista ETA en activo, lo que se hacía por prevención era desalojar el centro, algo que no se hizo hoy: la Guardia Civil lo revisó todo y no había indicios de la presencia de explosivo alguno.

No obstante, por prevención, el director del centro Ruiz de Alda alertó al Instituto Armado y acordó de forma unilateral la suspensión de algunas clases tras recibir un correo electrónico, en castellano y en árabe, en el que se anunciaba que iba a haber una explosión en el instituto porque "uno de los profesores había faltado al respeto a nuestra religión". Los expertos que analizan el texto del correo creen que, por la manera de expresarse, quien lo escribió sabe árabe de verdad y no usó un traductor automático, pero que probablemente no se trata de un musulmán. En octubre de 2020, un profesor francés de Historia que había mostrado en clase unas caricaturas de Mahoma fue decapitado en Conflans-Sainte-Honorine, a las afueras de París. Dado lo reciente de este caso, saltaron las alarmas en la localidad costera. 

Los especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos y de Naturaleza Nuclear, Radiológico, Biológico y Químico (NRBQ) de la Guardia Civil efectuaron a primera hora de la mañana un reconocimiento intenso del lugar, aunque no hallaron nada sospechoso. Pasadas las nueve de la mañana, y tras constatar que no había peligro, abandonaron el centro y los estudiantes pudieron comenzar las clases con normalidad. Desde las diez de la mañana, tal y como confirmaría también Educación, la actividad en el instituto es como la de cualquier jornada.

Por tanto, todo indica que se ha tratado de un bromista. Se comprobó si había programados exámenes en el día de hoy que el autor de la amenaza, que llegó a los correos personales de varios alumnos, quisiera evitar. La Benemérita está en plena investigación para tratar de dar con la IP del ordenador desde el que se mandó el primer correo.

Desde la Consejería de Educación, dirigida por la exVox Mabel Campuzano, destacaron la "normalidad en el IES Ruiz de Alda", con un "centro abierto y actividad reanudada desde las diez de la mañana", al confirmarse que se trataba de una "falsa alarma". Recordaron que "un falso aviso de bomba es un delito tipificado en el Código Penal". Fuentes de la Consejería subrayan que el centro no tiene constancia de que ningún profesor o ningún alumno haya ofendido a religión alguna.