07 de diciembre de 2020
07.12.2020
La Opinión de Murcia
Patrimonio

Cultura tramita el expediente para sancionar a las religiosas de Mula

Las monjas que se fueron del municipio presentaron dos recursos, ambos desestimados, en los que cuestionan el procedimiento seguido para declarar BIC las obras de arte que se llevaron a Elche

06.12.2020 | 19:24
Cristo de marfil, una de las piezas de arte sacro que se encontraban en Mula.

Continúa el culebrón de las monjas que se fueron de Mula a Elche cargadas de obras de arte pertenecientes al patrimonio de todos los muleños. En octubre, cuando se cumplió el plazo dado por la Consejería de Cultura a las religiosas para que devolviesen los bienes a su sitio, el departamento que dirige Esperanza Moreno anunció que llevaría a las monjas ante la Justicia si no reponen las piezas que sacaron.

A día de hoy, las obras del Monasterio de La Encarnación continúan en la localidad de la vecina provincia de Alicante. Del patrimonio de los muleños faltan decenas de piezas: un Cristo de marfil, varias esculturas del Niño Jesús (entre ellas una de Roque López, el Niño de la Salud) y cuadros de primer orden como los retratos del rey Felipe V y de la reina María Luisa de Saboya, así como lienzos de temática religiosa, entre otras.

También se llevaron el relicario original de la Santa Espina, que contenía el Lignum Cruci.

Según explicaron esta semana fuentes de la Consejería de Cultura, «las hermanas presentaron dos recursos de alzada. Uno, en el que se cuestiona el procedimiento seguido para declarar BIC los bienes muebles que formaban parte integrante del monasterio, y otro en el que ponen en cuestión la resolución de la Dirección General por la que se solicitaba que las piezas volvieran al monasterio o al entorno del mismo».

«La Consejería de Educación y Cultura ha desestimado ambos recursos y desde la Dirección General de Bienes Culturales se ha procedido a iniciar expediente sancionador, al decretar que presuntamente podría existir una infracción tipificada en la ley de Patrimonio Cultural que establece que el traslado de piezas catalogadas como BIC debe ser comunicado a la autoridad competente», detallan desde la Consejería que dirige Moreno.

El expediente «puede conllevar una sanción económica. Cuando concluya el mismo se verá el resultado», destacan las mismas fuentes, que, no obstante, no descartan la opción de «llegar a un acuerdo amistoso» con las religiosas.

El Convento de la Encarnación continúa sin inquilinos

Sobre la instalación de una nueva congregación en el Convento de La Encarnación, el alcalde explicaba que «no tenemos constancia en este momento de cómo van los trámites, pero sí que se mantiene la intención de que las Comunicadoras Eucarísticas del Padre Celestial pudieran instalarse finalmente en Mula».

Antes de ellas, iban a ir los Heraldos del Evangelio. Ya cuando se anunció su presencia, a finales del año pasado, se supo que llevaban en el punto de mira de la Santa Sede tres años. Y al poco de instalarse, el Vaticano les comunicó que se habían paralizado todas sus actividades. Por tanto, el convento, de momento, sigue sin inquilinos.

"Nunca tuvieron voluntad de devolverlas", tiene claro el alcalde

El alcalde de Mula, Juan Jesús Moreno, resalta que «desde el primer momento hemos visto que no había voluntad por parte de las hermanas en devolver las piezas».

El Ayuntamiento ofreció un espacio seguro donde albergar las piezas, ya que la mayor preocupación de la congregación era que pudiera pasarles algo. «Nos ofrecimos a custodiar las piezas, a llevarlas a un espacio seguro y con todas las garantías. De hecho, siempre lo hemos hecho, tenemos un amplio espacio en el Convento de San Francisco, sede del Museo de la Ciudad, donde las piezas podrían estar protegidas, pero no ha habido voluntad por su parte que las piezas fueran devueltas a Mula», destaca.

Sostiene que «el tiempo de devolver las piezas ya pasó, esperamos que con este expediente sancionador finalmente puedan ser devueltas. Desde el Ayuntamiento no vamos a parar en ningún momento para que se cumpla la ley. Estamos convencidos de que ese patrimonio es del municipio de Mula y haberlo sacado de Mula es una ilegalidad y tienen que cumplir». «Las hermanas decían que se iba a devolver todo, pero el tiempo ha dado la razón de que no tenían ninguna voluntad en hacerlo; de hecho, estoy convencido que finalmente será la Justicia la que tome partido al respecto y les obligue a depositar las piezas en el lugar del que nunca debieron salir», manifiesta.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook