05 de diciembre de 2020
05.12.2020
La Opinión de Murcia
Lorca

La covid impide por primera vez en la historia el traslado de la Virgen de la Salud de La Hoya

En marcha el expediente para que la romería de febrero sea declarada Fiesta de Interés Turístico Regional

05.12.2020 | 17:18
Romería de La Hoya de otros años.

El coronavirus ya hizo mella en Semana Santa, al no poder sacar a la calle las procesiones, y ahora está afectando a las romerías. Pese a la sitación, la Asociación de Mayordomos de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús ha puesto en marcha el expediente para que la romería de la Virgen de la Salud, de La Hoya, sea declarada Fiesta de Interés Turístico Regional por parte del gobierno de la Comunidad Autónoma de Murcia. El pasado 26 de octubre, el pleno de la corporación municipal de Lorca aprobó, con los votos a favor de todos los grupos políticos, una declaración institucional de apoyo a la iniciativa.

Por primera vez en su historia, este día 6 no se podrá llevar a cabo el habitual traslado a pie de la imagen de la patrona de la pedanía lorquina de La Hoya desde su santuario del monte hasta la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, como viene ocurriendo cada primer domingo de diciembre.

La situación sanitaria ha obligado a los mayordomos, como organizadores de la fiesta, a ingeniárselas y buscar alternativas para que la talla pueda ser visitada por todos sus devotos en el templo parroquial. A partir de las seis de la tarde de este domingo, la imagen de la Virgen de La Salud permanecerá expuesta en su trono junto al altar de la parroquia celebrándose, una hora después, una solemne misa en su honor presidida por el párroco, Kenneth Chukwuka, en la intervendrá la cuadrilla de La Hoya, dentro de las limitaciones establecidas, para dar la bienvenida a la patrona.

La costumbre de trasladar la imagen de la Virgen de La Salud hasta la parroquia de La Hoya, unas semanas antes de la tradicional romería que se celebra el 2 de febrero, data de finales de la década de los años 60, principios de los 70 del siglo pasado, iniciada cuando era párroco Pedro Pelegrín Navarro. Desde entonces hasta la fecha, nunca se había tenido que suspender el acto por fuerza mayor, como ha ocurrido este 2020.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook