12 de noviembre de 2020
12.11.2020
La Opinión de Murcia
Tribunales

Admite que mató a golpes y patadas a un hombre en Yecla

El joven Luis Alejandro N. C. espera que el jurado tenga en cuenta el atenuante de confesión y pasar así menos tiempo en la cárcel

12.11.2020 | 13:25
Un momento de la sesión de hoy en la Audiencia, con el acusado de pie.

El joven Luis Alejandro N. C. espera que el jurado tenga el cuenta el atenuante de confesión y pasar así menos tiempo en la cárcel, explica Pablo Ruiz Palacios, el abogado defensor del joven. Un cuarto de siglo en la cárcel y 200.000 euros de indemnización para los hijos de su víctima. Es lo que la Fiscalía pide para Luis Alejandro, un chicos de 23 años que está siendo juzgado ahora en la Audiencia Provincial de Murcia, acusado de matar a golpes a un hombre hace más de tres años en Yecla.

En la vista de hoy, tras constituirse el jurado popular, el acusado reconoció los hechos. "Mi cliente está muy arrepentido", subraya el letrado.

Lo que alega Luis Alejandro es que, el día del crimen, su víctima, de nombre Gustavo, hizo un comentario que le hizo evocar a su progenitor, un hombre que, aseguró, era un maltratador que le pegaba tanto a su madre como a él mismo.

En junio de 2017, la víctima, de nombre Gustavo y 63 años, estaba durmiendo en un banco de un parque infantil como consecuencia del elevado estado de embriaguez en el que se encontraba, apunta el Ministerio Público en su calificación. "El acusado, al percatarse de las precarias condiciones en que se hallaba Gustavo, y con intención de aprovecharse económicamente de él, lo despertó y le convenció para ir juntos a desayunar, realizando diversas consumiciones de bebidas alcohólicas y alimentos en distintos locales del casco urbano de Yecla, todas ellas abonadas con dinero de Gustavo y quedándose las vueltas el acusado", detalla la Fiscalía.

Un amigo de Luis se unió a ellos sobre las nueve y media de la mañana y en el coche de este fueron "hasta el denominado Camino Rural de San Isidro en el paraje de El Lentiscar de la localidad de Yecla, lugar en el que el acusado, tras marcharse su amigo, con ánimo de acabar con la vida de Gustavo y a sabiendas de que éste no podría defenderse al encontrarse gravemente embriagado, sobre las once de la mañana le propinó una brutal paliza a base de patadas y pisotones en la zona de la cabeza y cuello, dejándolo tras ello abandonado a su suerte, agonizando".

Fue encontrado sobre las ocho de la tarde, moribundo, por un vecino del lugar, que avisó a los servicios de emergencias. Gustavo ingresó en la UCI del Virgen de la Arrixaca con diagnóstico de traumatismo craneoencefálico con hematoma subdural agudo con efecto masa y desviación de la línea media, fractura hundimiento del seno maxilar izquierdo, intenso edema palpebral sobretodo en ojo izquierdo, laceraciones a nivel de la región glútea superior, espalda y lateral de abdomen, presentando -tras asistencia inicial, medidas de soporte vital y estabilización hemodinámica así como craniectomía urgente por hematoma subdural con efecto masa- coma vigil".

Aguantó vivo hasta noviembre. Falleció como consecuencia, según el informe de autopsia que obra en las actuaciones, de una insuficiencia respiratoria aguda hipoxémica por obstrucción de vía aérea de origen mucoso, secundario a coma estructural derivado del traumatismo cráneo-encefálico severo causado por la brutal agresión.

El acusado fue detenido por estos hechos el día 23 de junio de 2017, pasando a disposición del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 2 de Yecla, que decretó su prisión provisional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook