22 de septiembre de 2020
22.09.2020
La Opinión de Murcia
Animales

Investigan a dos vecinos de Ricote por poner un cepo que hirió a un perro y a su dueña

El artilugio era de 30 centímetros y estaba escondido entre matorrales

22.09.2020 | 10:01
Investigan a dos vecinos de Ricote por poner un cepo que hirió a un perro y a su dueña

La Guardia Civil de la Región de Murcia, ha desarrollado una investigación dirigida a localizar a la persona que colocó un cepo en una zona forestal de Ricote y que ocasionó diversas heridas a un perro y a su propietaria, que ha culminado con la identificación de dos vecinos del municipio a los que les han sido instruidas diligencias como presuntos autores de delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales doméstico, por maltrato animal.

La investigación se inició cuando la Guardia Civil fue alertada de un accidente en una zona forestal, situada en un coto de caza del término municipal de Ricote, donde un perro había resultado herido al quedar atrapado en un cepo y su dueña, con varias lesiones cuando intentaba liberarlo.

La Benemérita desplazó al lugar a unidades de Seguridad Ciudadana de Blanca que, después de realizar un minucioso reconocimiento de la zona hallaron un cepo de 30 centímetros, oculto entre matorrales y pinos.

Los guardias civiles averiguaron que el accidente se produjo cuando la víctima se encontraba recolectando almendras en una finca próxima al coto, cuando su perro cayó atrapado en el cepo.

Especialistas del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) iniciaron la investigación, lo que permitió identificar a las personas que, presuntamente, habían colocado la trampa, por lo que les han sido instruidas diligencias como presuntas autoras de delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales doméstico, por maltrato animal.
Los cepos de caza son un método no selectivo de caza no autorizado que, supuestamente, fue colocado para la captura de zorros o jabalíes.

El delito relativo a la protección de la flora, la fauna y de los animales domésticos y, concretamente, la circunstancia de utilizar artes, medios o métodos no selectivos para la caza o pesca tiene previstas penas de prisión de cuatro meses a dos años y, en cualquier caso, la de inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho a cazar o pescar por tiempo de uno a tres años.

Las personas investigadas, las diligencias instruidas y el cepo intervenido han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción numeró 3 de Cieza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook