La Guardia Civil de la Región de Murcia ha investigado al conductor de un camión portavehículos de 7,5 toneladas, como presunto autor de delito contra la seguridad vial, por conducir superando seis veces la tasa máxima de alcohol, que en el caso de conductores profesionales es de 0,15 mg./l.

La actuación se inició cuando la Central Operativa de Tráfico (COTA) del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Murcia recibió una llamada en la que se informaba de un accidente de circulación en la carretera RM-F-14, que une Torre Pacheco con Los Alcázares, a la altura del término municipal de Torre Pacheco.

En el accidente estaban implicados dos turismos que habían colisionado frontalmente, con el resultado de tres personas heridas, una de ellas grave, y daños materiales de gran consideración, quedando sobre la calzada los vehículos, por lo que el tráfico se encontraba interrumpido.

Inmediatamente se trasladaron al lugar del accidente dos patrullas de motoristas y un equipo de atestados del Destacamento de Tráfico de Cartagena, para verificar las circunstancias concurrentes, prestar los auxilios necesarios, restablecer la circulación interrumpida y llevar a cabo las actuaciones e investigaciones oportunas, procediendo en primer lugar a prestar auxilio a las personas heridas y a la regulación del tráfico retenido a consecuencia del siniestro vial.

Durante la regulación del tráfico de los vehículos que se dirigían, tanto hacia Torre Pacheco como para Los Alcázares, los guardias civiles apreciaron que el conductor de un camión portavehículos no atendía las indicaciones de los agentes para que detuviera su marcha, observando en esos instantes además que éste aparentaba indiciariamente no encontrarse en las condiciones adecuadas para conducir, posiblemente a consecuencia de la ingesta de algún tipo de sustancias incompatibles con la conducción.

Por este motivo, el conductor -varón, español, de 53 años y vecino de Murcia-, fue sometido a las preceptivas pruebas de alcoholemia en las que arrojó un resultado positivo de 0,85 y 0,93 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, en sendas pruebas reglamentarias que se le practicaron, sextuplicando con ello la tasa máxima permitida que en el caso de conductores profesionales es de 0,15 mg/litro.

El conductor, que trasladaba un vehículo averiado desde Torre Pacheco hasta Bullas, resultó investigado como presunto autor de delito de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, al superar con creces las tasas establecidas, siendo puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de San Javier, haciéndose cargo del camión una conductora autorizada.

El delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, con tasas superiores a 0,60 miligramos/litro, se encuentra recogido en el artículo 379 del Código Penal y puede ser castigado alternativamente con penas de prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses, o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y en cualquier caso con privación de derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 1 y hasta 4 años.