El juzgado de instrucción de Lorca que investiga el asesinato con arma de fuego de una vecina de Águilas, por el que su esposo permanece en prisión desde este martes, ha declarado en situación de desamparo a los dos hijos del matrimonio, una chica de 16 años y un niño de diez.

La resolución, a la que ha tenido acceso Efe, ha sido puesta en conocimiento del Servicio de Protección del Menor del Gobierno de Murcia para que adopte las medidas necesarias en defensa de ambos, así como de la Fiscalía de Menores, con la misma finalidad.

Los dos están acogidos por una amiga de la familia desde que la hija descubrió el cadáver de su madre cuando volvió con el hermano tras pasar ambos un día en la playa. Fue el sábado cuando lo hallaron ensangrentado en un sillón de la vivienda familiar y cubierto con una sábana poco después de la hora en la que se estima que recibió el disparo mortal de la escopeta que el marido asegura que se accionó sin querer. La Policía Local se personó rápidamente en la vivienda.

Enterrada en su tierra natal

La mujer, de nombre Salwa, será enterrada en su localidad natal, en Kenitra (Marruecos). El juzgado ha autorizado el traslado de los restos mortales de esta mujer, que contaba 40 años de edad cuando perdió la vida a manos, presuntamente, de su esposo.

Se da la circunstancia de que el presunto asesino. de iniciales A. A., acababa de salir de prisión, tras cumplir una condena por tráfico de drogas. Los investigadores indagan en ese entorno, por si alguien relacionado con este mundo le prestó el arma de fuego con la que, presuntamente, disparó mortalmente a Salwa.